Pensamientos junto al río. Los recuerdos.

Todos venimos del agua. Somos agua. Algunos... solo algunos, somos del río. Le pertenecemos.  Volvemos a él, miles de veces. Amamos y respetamos a sus seres, porque somos parte de ellos. Hasta que un día,  por los años vividos... no volveremos más. Dejando atrás, los amigos que hicimos en él y el recuerdo de cada una de las truchas pescadas. END






Autor: Jorge Aguilar Rech. 
Edición: Jorge Aguilar Rech.
Fotografía: Nicolas Aguilar/Pablo Aguilar.
BROWN TROUT ARGENTINA.
Copyright 2.013.-
Todos los derechos reservados.

Ensayos sobre la pesca con mosca. Los irritadores y los imitadores.

Pescar con mosca  sea quizás ... solo una búsqueda.  Una búsqueda en lo interior e individual. Distintas  personas buscan en ella, una diversidad casi infinita de cosas. 



Jamás me he alejado de este pensamiento y en la búsqueda ... me identifico con lo sutil, lo bello y lo puro. Minimizando toda sección física de tippett,  renunciando a torpedos, lastres; atando con materiales naturales en su mayoría,  con escasa cantidad y variedad de materiales.  Aunque como acto de brutal sinceridad, reconozca que... esa alquimia que nos brinda ese instante...  no sea frecuente. Pero cuando llega... la vara, la mosca, el músculo, el agua, ese pez y el paisaje, se plasman en la eternidad de los recuerdos. Convirtiendo mi ser en una especie de esponja sensorial, abierto a cada uno de los estímulos. El tiempo en cada captura se desdobla... se hace lento.

Porque quizás allí, se halle la diferencia sustancial de esto. En la capacidad del ser humano de transformar al acto mas tribal y brutal... como la apropiación y muerte de un pez para alimentarse, en un instante bello. Renunciando a veces y, como acto de superioridad sublime, al sacrificio de la presa. 


Coexistiendo... con un exceso de  irracional modernidad,  en la que se convence que tal o cual elemento provisto por el merchandising,  le otorgara inminentes atribuciones chamanicas al pescador. Transformándolo  en el mejor flyfisher de los tiempos y la región. Pescando a puro power... tantas, cuantas y las mas grandes truchas, por seguro.

Separándose así del verdadero desafío humano-pez. En esta interacción  se introduce a la tecnología de punta, como menage a troi, la cual facilita, mejora y potencia la experiencia. Pero no le exige al hombre, la superación personal, por medio del estudio, la lucha con las condicionantes físicas, la observación durante el tiempo necesario, las pruebas y errores. Sino que lo expone al mundo  Big Mac de lo grande, lo inmediato, poderoso, lo resuelto y exitoso, convenciéndolo que este es el verdadero medio para ser el buen pescador pretendido por la sociedad. Aquí ... la primera verdad; ya no necesitamos alimentar a la aldea, ya no necesitamos mostrar al mundo el pez que alimente al vecindario. Optamos pescar con mosca porque aceptamos la necesidad de no pescar para alimentarnos... necesariamente.

En el tiempo de las contradicciones, del paradigma eterno, quizás sea oportuno definirnos... en la era del irritador. En los tiempos de las varas de resinas especiales y lineas con mas cualidades mágicas que físicas, en la era de las recetas y de las cosas resueltas. No hay tiempo para el proceso del pensamiento, no hay minutos para meditar y madurar. Lo definía un amigo pescador...  -la era de las moscas peludas y voluminosas, que hacen ruido en el agua, irritando al pez; son cucharas emplumadas-.

Pero... para que irritar al animal. Cual es el porque... si  buscamos el equilibrio y la igualdad de condiciones pescador y pez. Por que  esta necesidad de tener al pez... cueste lo que cueste, ignorando los ciclos vitales del animal, tales como alimentación,  reproducción, resguardo... entre otros. 

Nuestra inminente tecnología nos lleva a superar con herramientas... todo tipo de frenos naturales, y así comenzaremos a transformar a la pesca con mosca en el acto mismo de apropiación, del cual intentamos diferenciarnos hace años.

El hecho de estudiar al animal... desde sus anaqueles científicos, sus particularidades  regionales y connotaciones culturales; transfiriendo ese conocimiento adquirido en paginas... a la experiencia del agua y la naturaleza, es un proceso increíblemente enriquecedor. Engañar a un pez con algo, al menos similar a lo que come, es en definitiva un acto simple de observación e imitación, que en esencia constituye el verdadero espíritu de la pesca con mosca.



Aquí no solo se trata de engañar a un pez con su alimento sino... es enfrentarse también a un pez que en ese momento, no tenga hambre, se halle selectivo, este dormido, o simplemente aletargado. Para ello necesitamos dominar factores múltiples y sutiles, como biología aplicada,    hidrodinamica, la  física, meteorología, técnicas de acecho,   además de presentar un mínimo estado físico y mental. Nos enfrentamos a la temida por muchos... frustración de no capturar.  Si alguno de estos factores no se cumplimentan acordemente o simplemente varían y no los ajustamos a tiempo, proviene  el desanimo de no haber pescado nada.

Quizás por ello... utilizamos algo fácil  sencillo e inmediato... el streamers, el multiproposito por excelencia.  El cual abarca todo tipo de sensaciones en el pez. Ahí... abajo del agua es inigualable al momento de irritar con vibración cromática, estructural y por ende sonora, sin obviar la visual. Es indiscutiblemente estimulante a todos los sentidos del pez y que causara una reacción segura del mismo. Es la misma y empírica comparación, de aquel que come un asado hecho a las brazas aromatizadas, acompañadas  con el mejor vino malbec... tomándose horas para su preparación y disfrute; lo cual por lo menos para mi es un acto de arte sublime. O aquel que come una Big Mac con Coca, devorada en cinco minutos camino a la oficina. Ambos actos se consideran como comer. Ambos dan saciedad, placer y cumplen su fin. La diferencia es la forma.

Ante estas circunstancias nos enfrentamos a la segunda gran verdad. Considerando que las moscas del tipo streamers y sus  básicas técnicas de tracción y lastre, conducen a la inminente irritación .. son las que atraen a truchas de mayor tamaño, dado que son estas truchas las que tienden a tener mas desarrollado el instinto de territorialidad, sensibles al extremo al ruido,  a las sombras invasoras y, las que ocupan sin excepción los líes.

Son las vedettes de la morsa, tales como las Woolly Bugger (Guly Burger), Fuzzy Huasy, Mickey Finn  entre otras.

En cambio la imitación, mediante la observación de los macro invertebrados del sector,   busca en esencia el engaño, confundiendo al pez con su alimento frecuente, por merito de patrón de atado, empatia en los materiales y sobre todo... la mecánica muy particular de la presentación y el movimiento de la misma. Siempre... acondicionado a la dinámica del agua y el tipo de representación que la mosca sugiera. Deriva natural, emergencia,  entre otros comportamientos.

Esto no quita, el hecho de que si hallamos una gran trucha comiendo... pueda tomar perfectamente nuestra imitación. Las imitaciones están limitadas al ciclo de alimentación de la trucha.



Una apreciaron similar, tengan quizás, la impresionistas de crustáceos, peces, ovas y vertebrados con carácter simple de imitación en patrón de atado y movimiento.

Personalmente, considero al pez... al pez de agua dulce en general, y en especial a la trucha, un  ser merecedor de la contienda del engaño por imitación  Un juego de inteligencia e instinto. Minimizando nuestras condiciones tecnológicas para pescarlo, y poniendo énfasis en la entomología, en el atado y en la presentación. Así... y solo así podremos apreciar sus cualidades. Aflorando por simple empatia... las nuestras.

Concluyo este sencillo ensayo, con un pensamiento... un pescador con mosca no debería tener en cuenta el tamaño del pez, ni la cantidad pescada. Sino, lo que hizo para pescar ese pez ... grande, chico, ausente, esquivo... único. El método,  el sistema, la experiencia. 

Porque quizás el pez, se inmole en un acto de humildad extrema, para enseñarnos, para hacernos crecer como humanos. Al menos ... me gustaría que así fuera. END



Autor: Jorge Aguilar Rech.
Fotografía: Jorge Aguilar Rech/ Nicolás Aguilar.
Edición: Jorge Aguilar Rech.
BROWN TROUT ARGENTINA
Copyright 2.013
Todos los derechos reservados.