Pescando en el Río Trocoman.

Transitábamos una de las rutas que nos llevarían a El Cholar, Provincia de Neuquén, Argentina. Entre tanto... la española del Garmín, nos despertaba para indicarnos un viraje próximo. Era el día, 25 de Noviembre... a días de la apertura. Aquí unas mil almas dormían y llegábamos al ellas por un camino de tierra, apenas alumbrado por nuestro vehículo. Bordeando el Neuquén.

Hacíamos base en la hostería única de El Cholar. Aquí.... comíamos algunos oportunos bocados, limitados a la humilde carta. En nuestra cabina, como corresponde entre mates y ñacos, las historias se salían por las ventanas.


Avanzábamos en la mañana y descubríamos la cantidad de escenarios disponibles. Decidimos partir al Río Trocomán, y establecer un campamento junto a él. 

Habíamos sacado el permiso de pesca en Chos Mallal, dado la facilidad que ofrece obtenerlo en estos pagos. Oportunamente se exhibía, a la gran cantidad de guarda faunas que nos interceptaron.



Sabíamos que estábamos pescando en una época no muy prometedora como la de enero a marzo... pero la idea era testearlo en estas tempranas.

El Trocomán, apenas claro, vuelca su tributo al Neuquén. Río que a unos veinte kilómetros de El Cholar, nos dio cobijo para el bivak. Nos aproximábamos subiendo el río para encontrarnos con la confluencia con el Reñileuvú. 




Este hermano de aguas nos brindaba en pocos metros excepcionales arco iris de unos 2 kilos. Las líneas que predominaban en rendimiento eran las de flote. Subimos en sus entrañas hasta el puesto el Moncol. Donde el viento nos dificultaba algunas presentaciones, pero los resultados por aquí, fueron sustancialmente superiores.

Sus anchas caderas, desprovistas de paisajes exuberantes, daban escenario ideal para un back cast. Sus aguas crecidas, mostraban su inmadurez y nuestra temprana incursión de pesca, pero... no le quitaban estructura. Grandes pozones, bellas correderas y un ritmo muy lento en toda su extensión ... hacían honor a su cualidad.

En el trayecto del Trocoman, que pescamos... decenas de marrones  entre 600 gramos y tres kilos,  tomaron nuestras Bichón Fly, Woolly Buggers Marrón y Montanas. También respondieron en las correderas las Prince Bead Head.  También las percas y arco iris nos honraban en menor grado, pero con cualitativas luchas. END


Autor: Jorge Aguilar Rech.
Fuente: Sebastián Suarez.
Video: Remasterización de Siminnuca Chanel YT.
Fotografía: South Fly Fishing.
BROWN TROUT ARGENTINA.
Copyright 2.011.

Felíz Navidad.



Díos, debe haber creado a ésta, mi trucha, un día de Navidad. 

El equipo de  Brown Trout Argentina, les desea a todos los amigos, la mejor de las Navidades. Rogando que este año sea pleno de buenos momentos, colmados de paz, buenas acciones y como siempre... vivirlas junto al río. END


Limay y las Hadas de las Cenizas.

Río Limay. Bello, imponente. Tan veraz, como una bala. Sincero y verídico.

En su inmensa acuarragia el río, se empeña en penetrar el yermo árido del valle y se hermana para siempre con su Neuquen de sangre mapuche. Serán las truchas y percas, de sus aguas... los hijos criollos de Raihué. 



Abriendo días... entre gargantas ásperas de ceniza, bocas saladas y ojos rojos, nos introdujimos en las costas de arcilla y rodados... para pescarlo. Pinchar algún crío, con nuestras moscas afanosas. Clásicas Woolly Bugers Olives. Las varas # 5, se arqueaban al máximo con los 64 cm de puro músculo salmónido.

Y corría así el primer día de noviembre, cuando las Hadas del las Cenizas... libélulas del viento, anunciaban que la naturaleza, entiende el idioma. Ese idioma que los hombres, llamamos, desastre. Que no entendemos, no asimilamos.

El mismo espíritu del viento, nos trajo la ceniza. Como en los principios el mismo... lleno de insidia a Raihué. Pero las Hadas estaban ahí. Para decirnos la verdad. 


Entre pañuelos, como vestidos para malón, comenzamos a escudriñar las aguas del Limay Medio.  Las primeras truchas que tomaban las plumas fueron Arco Iris, apenas desovadas. Algunas percas pintaban el escenario típico, de los nativos del río.

El Limay esta, vivo. El espíritu del viento se acalla. Las truchas están latentes, sanas, quizás asimilando el cambio de los elementos del agua. Pero están ahí. Gigantes y vigorosas como el río que las parió. 

El Limay susurra que Raihué, no ha muerto... solo tiene sueños, con  hadas de la ceniza. END



Autor: Jorge Aguilar Rech
Reporte: Fernando Riera, de Limay Medio Fly Shop
Fotografía: Gustavo Ambrosino/Fernando Riera
Edición: Jorge Aguilar Rech.
BROWN TROUT ARGENTINA
Copyright 2.011

Pescando el Lago Mascardi. El vientre de Huagelen.

El Lago Mascardi es un bello espejo. Aguas de los antiguos Poyas. Profundo hasta los 218 metros, en su afán de misterio, refleja el cielo y lo hace esmeralda y puro.




Se respira un espíritu especial por estas aguas. Quizás esta mítica sensación se deba a su evangelizador occidental, el Fraile Jesuita Nicolás Mascardi, que en su enfática búsqueda de la ciudad de los Cesares se hermanó para siempre con estas aguas por los años 1.673. Aquí... los verde cipreses patagónicas, los ñires y maintenes, fueron mortaja de su cuerpo ultrajado y la cabellera de la princesa Huagelen... lo acompaña en la eternidad. Que necesidad del guailo... cuantas muerte en nombre de algún dios... o por algunas tierras o algunos trenes. Historias escritas en el éter de cada pueblo, en sus paisajes, su flora, sus aguas y montañas. Verdades que a veces, la lengua distrae en los libros de los blancos. 


Nos dirijamos al sur. Con la incertidumbre del... que habrá por esos aires, por esos paisajes... por esas aguas. Los primeros kilómetros del cielo patagónico no presentaban lo que se podría verse mas adelante. Pero sabíamos que habían lugares sanos de la ceniza. Pero el hecho era descubrir cuales eran, la productividad de ese lugar, y  evaluar la experiencia de pesca en general.




Con camino directo a El Bolsón, destinados a hacer base en las Nalcas Resort, tomamos la Ruta 40 que hermana, a las seis de la tarde de un día jueves. Pintaba el cuadro de un octubre agónico, las últimas horas de la tarde y la cinta gris por momentos parecía interminable. La  que esporádicamente,  nos anotaba lapsos de entretenidas curvas y contra curvas. Ya la noche doblegaba las fuerzas y nos invitaba a descansar a la altura de Neuquén. Sentimos que solo a minutos, la mañana nos quemaba los ojos y el turno de manejar me obligaba a estar mas despierto que nunca. El café, las medialunas de manteca de la siempre oportuna AMPM de la YPF, nos cargaron de energías para la jornada de viaje restante.

Montados en el auto, mientras la mañana se astillaba entre cielos rosas, y azules... soñábamos con la apertura. Mi mente recordaba las anteriores... lluviosas, las crecidas, calientes pero como esta... ninguna. Los primeros ambientes vistos desde la ruta fueron el Limay Medio, que presentaba apenas tocado, mas halla de la crisis de la sequía y las ventiscas con ceniza que matan al los animales de los crianceros.

Continuábamos camino y él, nos encontrábamos con panoramas como el del Río Trafúl y el Limay a esa altura, donde era un paisaje desolador. Mas halla de sus aguas cristalinas... sus lechos estaban blancos. Y por mas que los reportes científicos y de algunos colegas nos denotaran daños menores en la población bentonita, y salmónida; la experiencia de estar badeando, cualquiera de sus sitios era casi desoladora e irrespirable. Las notas de la bitácora, se discutían entre mates amargos, que nos ayudaban a humectar la garganta seca de cenizas. 




Pero... pasando Bariloche, la nube marrón parduzca se abre entre las montanas plenas de coníferas. Nos recibía el Parque Nahuel Huapi donde descansa el Mascardi. Una ruta bella... donde cada curva escondia un páramo bello. Así nos mostraba el Foyel. A esa altura un poco maltrecho, pero con una esplendida estructura y un color perfecto. El lugar anunciado por el Garmín era el embarcadero del Ruca Lauquen del Lago Mascardi. A unos .41º 19´ 7,26" latitud sur y unos 71º 29´47.37"  longitud oeste, a unos escasos 815 m.s.n.m.. Daniel Aguilar, hombre de buena cara, al que su alma se salía por los ojos. Se entrelazo, en esas alianzas que la pesca con mosca...solo trae. Amigos del alma, hermano de moscas... de escamas y brindis de vinos nobles, de historias. 


Daniel, nos esperaba amable, con su esposa, Marta. Fueron nuestros guías y anfitriones, durante esa jornada. El drift boat de aluminio, nos contenia en su palma de metal y se balanceaba ante cualquier movimiento.  El destino era la costa secreta llamada Playa Ruka Mamül, propiedad mapuche Wiritray... a una milla náutica del embarcadero.


Un bello páramo que alojaría nuestro vivac. Al llegar a la costa... un pedregullo blanco, no hacia tierra. Montada la mesa descorchamos un noble Santa Ercilia  Cabernet Suavignon Medalla de Oro 2.010, contenido por copas de bourbon al brillo del sol. Un éxtasis al paladar, previo a la acción. Adornado, y meramente de relleno al cuerpo... unas empanadas criollas. Una buena combinación. Porque no solo de escamas vive el hombre.






Saciado el instinto, y  ya a bordo del bote, nos ubicamos en la margen norte del espejo. Los lanzamientos se dirigian hacia la costa y sobre el veril.  Los mejores resultados se obtenían contra el sol, teniendo en cuenta el factor de altra transparencia del agua. Era fundamental posicionarse fuera del angulo visual de la trucha en el acto de exploración. Que a honor de los resultados lo hacia de oeste a este.


Daniel, lanzaba un shotting de 200 grains, a unos 30 metros, el cual caía profundamente. A unos 15 metros y con plena vista, de la linea y de la mosca. Destellaban los vientres blancos de las primeras capturas.  La primeras en captar a nuestras plumas, fueron las Arco Iris. Aguerridas y potentes se mostraban en pleno desove. Pero era muy evidente su buen estado. Las vimos espermáticas o llenas de ovas. Pero ninguna de ellas se mostro escuálida o débil. Rondaron las 5 capturas en el lapso de las 14:00 a las 16:00 pm. Rondaron los 1.500 gramos de puro musculo y escama.


El secreto... anunciaba Daniel, era dejar profundizar. Y ahí en lo profundo del pozón , una lucha violenta,profunda, contundente, nos gritaba en la garganta .... Marrón. La batalla fue corta, mostrandonos un individuo muy delgado, casi anguilo forme. Pero que a pura nobleza genetica sacudió la vara #5 de Daniel. La pluma selecta fue la fast food del flyfishing... la Wolly Bugger Olive con patas de goma en anzuelo # 8. Grandes moscas que  notaban la irritabilidad de estas truchas.




La estrategia nos llevaba a pescar toda la costura del veril, desde adentro... el bentos, donde la trucha especialmente asciende a alimentarse. Tambien, en las vastas formaciones de ramages y troncos caídos, donde tomaban muy violentamente. 


Probamos, una decena de ninfas de Dragon en #10, y notábamos algunas tomadas tímidas. Pero nunca el ataque contundente que propinaban a los plumeros Bugger. También navegamos unas Santander, que es un alevin de unos 3 cms, y fue a largas la que mas ataque tuvo.




La tarde avanzaba en sus horas y decidimos cortarla,  con unos mates desde la costa. Ahí nos esperaban unas masitas dulces, junto a Marcela, Magalí y Susana. Ya en la costa... escudriñamos en los arroyos que le caen al espejo notando decenas de marrones en pleno desove. 


Un día perfecto, con cielo diáfano, temperatura ideal y buena pesca... renueva la esperanza de la recuperación total de algunos ambientes patagónicas. Y digo ambiente refiriéndome a la amplitud de ello... aire, tierra, agua y su bioma. Porque la pesca no solo es en el río, en el agua sino... fuera de ella, donde los momentos se plasman... y se hacen eternos. END




Autor: Jorge Aguilar Rech.
Fotografía: Jorge Aguilar Rech.
Edición: Jorge Aguilar Rech.
BROWN TROUT ARGENTINA.
Copyright 2.011.

Ensayos sobre la sutileza.

Sutileza... un concepto muy desarraigando de nuestra mente occidental. Acostumbrados a lo grande, inmediato, máximo, instantáneo y magnánimo. Nos negamos de pleno a detenernos ante la dificultad, la incertidumbre, lo mínimo.  




La sutileza es un estado del alma, un mantra de amor, respeto y fraternidad con lo creado. Es honrar a la presa, al adversario, respetando su ser... por el ser mismo. Es saberse poderosamente superior a ella, pero al hecho; plenos de humildad para aprender y maravillarse ante un simple insecto que emerge, o una tomada suave.


Iniciaremos estos ensayos preliminares sobre la sutileza en el fly, a modo de tormenta de ideas, pensamientos, conceptos... con el objeto de estimular el enaltecimiento de nuestra practica. 


Siglos de historia en la pesca con mosca. Años que  permitieron a los hombres que pescan, aplicar algunas técnicas, desarrollar bellos modelos , algunos realmente trascendentes y que hoy perduran.


Los más primitivos pescadores utilizaron el recurso más simple, engañar a sus peces a través de su comida. El engaño pasaba por lograr ocultar el mejor anzuelo en comida  y, gran casualidad... el pez se convertía en pescado. Pero en su infinita creatividad, descubre que un factor atractivo a los peces: el movimiento. El mismo, denotaba vida, los peces cazadores eran estimulados y hasta un zapallo con sensación de vida, saciaría el apetito del carnicero.


Así nacen alternativamente, miles de modelos utilizados en la pesca con mosca y otras técnicas más contemporáneas que hoy en día, están alcanzando tal desarrollo que terminarán por confundir a los peces. 


Pero el siglo XX , el del cambalache de Discepolo, marca un hito en la historia de nuestra pesca. El conocer los verdaderos alimentos de nuestras truchas. Surgen escritores mágicamente, con sus teorías propias, algunas tan originalmente opuestas que sólo terminan por confundir el comportamiento de nuestros peces, y por supuesto de nuestros pescadores.




Las pobres truchas... fueron sembradas en latitudes tan distantes que, se conformaron con engullir cuanta mosca le presentamos, a referencia de los ríos originales . Quizás como resultado del factor movimiento, siguieron devorando, pajaritos de colores exitosos en el Hemisferio Norte. Comida primero, movimiento después... resultó atractivo a los peces y engalanó las pintorescas canastillas de los pescadores de nuestros textos. 


Pero la ciencia, la tecnología actual, no consiguió todavía alterar estos primitivos recursos. Salvo en algunos mosqueros en el mundo que tratan de exigirse al máximo en capturar una trucha con las mayores limitaciones. Sabemos que comen, Dramatizarlo...   es el juego. Ése, es el éxito, su premio al esfuerzo racional.


El maestro del tango, nunca pescó con mosca... pero fue un precursor de lo que ocurriría cuando la moneda, el vil metal,   empezara a regir los destinos de quienes se acercaran a tratar de capturar el más simple escamado. Con sólo ver la oferta de los últimos años en lo que respecta a el armamento de un pescador, justificamos las dudas de los peces respecto de los simples alimentos que los sustentaron desde su origen en el planeta. Esto que se originara en Asia y Europa,  pasó a América, y aquí... dónde la idea del shopping,  llegó al río. En los cuarenta,  los sintéticos llegan al río, el vidrio creó mosqueros por doquier, en los setenta el grafito bombardeó aquellos idílicos cursos de agua. Fenómeno que nos llevó a la revolución filosófica... Capturar y Devolver. Nada ajeno al renunciamiento al instinto básico y los esbozos de la sofisticación cuasi romántica, del hombre post moderno. 


La sutileza...que maravilloso es nuestro idioma, como disfrutaba jugar con mis alumnos de aquellos años en el uso del mata burros. El sólo análisis del significado, sus antónimos cuanto enriquece nuestro vocabulario. Porque emplear la palabra sutil...  en todo lo referido a la pesca con mosca, implica finura , agudeza , perspicacia e ingenio Cuando sus antónimos son necedad, estupidez, simpleza, tontería.  Será que como María Helena Walsh, lo interpretamos como El Mundo al Revés. 




Nos equivocamos. Todos y quizás yo... a la cabeza . Le pusimos todas las fichas a que la pesca con mosca,  podría ser la última de las técnicas con qué podremos capturar un pez silvestre. De tener dudas, el ingenio, hoy está recreando en muchos países un simulacro de pesca, los famosos Fishing & Pay. Elegimos en una pecera la especie a capturar, armados al efecto, tratamos de enganchar alguno, antes de hacerlo se paga, si te lo llevas seguís pagando, fallar jamas y satisfacción garantiza. Lo tragicómico es que te disfrazas como pescador. 


Definimos a ultranza el usar una mosca, nuestro equipo, para todas las especies tan bellas de nuestro territorio, pero no supimos distinguir las diferencias de pescar una trucha de todas las demás especies . Todas estas nos involucran en manejar un equipo de manera convencional. Hacer uso del movimiento de nuestras moscas, mucho músculo y poco pero muy poco la mente. todo, acompañado por aquellos ídolos foráneos, que sublimaban las distancias.




La idea partía de asociar su dominio con la varita mágica representada por la afamada marca de turno, cuyo objetivo era mostrarte lo carente que sos ante los que pescan y presupuestarte el bolsillo.  Unos pocos pensamos que del uso de un equipo de mosca, ejercitaríamos desde el razonamiento, los condimentos positivos que atenuara él nunca olvidado instinto original del hombre, comerse lo pescado. Basta ver las imágenes de las filmaciones actuales, las nuestras y de otras latitudes. El músculo sigue siendo el protagonista, nada que ver con la sutileza de la pesca que soñamos desarrollar. 


Para colmo los contrabajos acuáticos de nuestras latitudes más australes, hoy por los fisicoculturistas convertidos en la panacea de la mosca. Decidimos pescar con una caña de mosca forzada por dos manos, conscientes de nuestras limitaciones. Los maestros de entonces, nos supieron enseñar a aceptar  que un río debe tener sus propios reservorios naturales, el baluarte del futuro de nuestras especies. 


Pero la moneda llegó al río, los alambrados cada vez más nos separan de las aguas , nadie cuestiona que se debe pagar el servicio, de los accesos al río no se habla, los sitios de acampe se transformaron en lodges.


Se están rescatando decenas de toneladas de polímeros muy dañinos , pese a que debieron haber dejado de existir. Pero los intereses son muchos, y el alimento y la moneda cada vez más escasa …..y comer hay que comer . De aquellos pocos de madera y caros del siglo XIX , hoy son millones de plástico que lastiman los ríos. 




Afortunadamente ya hay una generación que descarta, descalifica estas prácticas, que están rescatando la pesca en otras latitudes diferentes a las patagónicas. Cuyo, las Sierras del centro del país, nuestro norte... son escenarios perfectos para la práctica de nuestra pesca. Y afortunadamente estos ríos, por sus particularidades , sus diferencias ,sus dificultades están gestando desde hace años muchos más pescadores involucrados en la sutileza que nos motiva; siendo tan reducidos pero maravillosamente complejos, las distancias, los movimientos inadecuados no hacen más que alterar la tranquilidad de sus habitantes. Que difícil me resulta referirme al tema , muchos interpretaran que se trata del discurso de un veterano con cierta cuota de soberbia. 




Todas las formas, las buenas, otras mejor no mencionar, fueron experimentadas desde una gran cuota de ignorancia, nunca abandonada. Pero por favor... nos están bombardeando con muchas más municiones, mayor sofisticación que las que padeciera hace cuatro décadas y es mi intención que no pierdas este estúpido tiempo que me ocupara. 


Se termina creyendo sobre la importancia de elegir el color perfecto para el hilo de atado, por favor... medí la cabeza sobre un anzuelo # 12 a # 20 . Si tu mosca no fuera tomada y tu fracaso lo justificaras por ese error. El Señor  te proteja. 


La industria del cine llegó al flyfishing, descubrió como recrear historias, los cuentos modernos a los niños adultos, las películas de western te relataban una historia :…”Dodge City en 1845. Y aparecía la imponente figura de John Wayne con su maravilloso Colt en la cintura , sólo que modelo 1873 .  Los norteamericanos fueron los únicos que iban a la guerra, entre los cantos de sus bellezas rubias , sonrisas por doquier y vos te lo creíste . Inventaron la mosca del año , el material imprescindible , los campeonatos de precisión y distancia , la unidad básica del alimento (hamburguesa que en nuestra pesca el la Wolly Burger) en el mundo y otras maravillas, pero sin duda nos confundieron en algo tan simple como pescar.


Pero pescar en base a la observación , el análisis de cada río ; no en vano te acompañan centenares de moscas , perfectamente clasificadas en sus correspondientes cajas y lo más lamentable , tu tristeza , al comprobar que te falta un bolsillo para llevar tu colección de terrestres. 


Necesitamos crecer. Mi querido viejo, Benito nos enseñó a muchos a levantar piedras, mirar la superficie, dialogar con el río, nuestras amigas no varían su alimentación por catálogo. Quizás a partir de ello , comprendiendo que no vamos a especular con comidas  orgánicas , con movimientos  atractivos de los pajaritos de años , desde la simpleza de un insecto , su manera de comportarse , su evolución tan particular , única , durante el transcurso de la temporada , como imitarlos con algo tan simple con un anzuelo vestido ,la menor cantidad de materiales ; llevarlo al río con las limitaciones, complejidades de nuestra técnica y yo les prometo que harán suya en sus emociones la palabra sutileza... en la pesca. 




Autor: Darío Pedemonte.
Editor: Jorge Aguilar Rech.
Fotografía: Jorge Aguilar Rech, Pablo Mattews y Darío Pedemonte.
BROWN TROUT ARGENTINA
Copyright 2.011

Mel Krieger. Los maestros no se olvidan.


El este universo del flyfishing, colmado de aventuras, emociones y exquisiteces.. Abordado por decenas de iluminattis y excéntricos, portadores de recetas.  Y a la vez.... donde encontramos un universo de amigos  y referentes, en un cordón umbilical constante, que nos une con la madre natura... queremos nombrar a nuestro gran maestro... Mel Krieguer. Quien con su inmensa humanidad, nos brindo... un poco de saber a esta actividad. Es él, el que nos contacto con las emociones del sentir, en el río. Es él el que nos contó... que la trucha nos distingue, al tomar nuestra mosca; es él ... el que nos hizo reflexionar que las capturas no tienen tamaño.

Hoy ausente entre los terrenos. Hace algunos años. Pero vivo en el pensamiento de quienes día a día creemos que esto de la pesca con mosca es algo maravilloso, algo bueno, simple y noble. De personas de bien, de ética, de códigos. Gente de buena madera.... de amigos del río. Donde la búsqueda nos lleva a  un solo cielo... lo perfecto.

Gracias maestro por tu eternidad. Rezaremos por vos ... desde el río.END

Autor: Brown Trout Argentina Team.
Fotografia: Diego Mujica. The Flyfishing Moments.
Edición: Jorge Aguilar Rech
BROWN TROUT ARGENTINA Copyright 2.011

La sutileza de lo simple.Pescando con Chironómidos.

La pesca con mosca es sin dudas una búsqueda. Búsqueda que, cada individuo vive, de muchas formas. Algunos... en su camino, buscan las grandes capturas, otros mejores paisajes, amigos y aventuras; algunos... la selectividad en sus moscas o modalidades y así... podría nombrar decenas de búsquedas personales, tantas como individuos hay.

En esta búsqueda, intentamos probar nuevas experiencias, nuevas técnicas, cada vez mas profundas, estudiadas, reveladoras y a la vez complejas. Tal vez en ello, nos desviamos de lo simple, lo esencial. En el simple acto de observar, identificar y asimilar.


En la actividad de pesca, la observación es primordial. En nuestra vida de mosqueros centrada en la observación... vemos peces, entornos, sustentos, insectos, crustáceos, gran cantidad de vertebrados, fenómenos. La capacidad de pecadores, debe referirse a asimilar cada vivencia pasada y aplicarla correctamente en la presente. Es un proceso de aprendizaje de prueba y error.

Intentamos pescar con toda la variedad posible de  fórmulas. Y en el afán... nos damos cuenta que este mundo de insectos principalmente, es enorme, rico y variado. 

Pero siempre en cada sector, cada bioma, existen predominio de unos en detrimento de otros. Así el río, arroyo o ambiente acuático, se diferencia del otro.  Todo esto dependiendo de sus características morfológicas, químicas y biomaticas en consecuencia de lo primero.

Uno de los fenómenos de supremacía de individuos e impregnación en el bioma, es el de los Chironómidos.  Los que conocemos simplemente como adultos en moscas, mosquitos y todo alado con un par simple de alas. Los cuales están en todas partes del río o  ambiente donde el agua se haga lenta. Incluso en las condiciones mas complejas en cuanto a contaminación y carencia  de condiciones aeróbicas... ellos están.


Una de las experiencias mas notables es el descubrir que nuestras pequeñas granjas de macro invertebrados se pueblan, primeramente de Chironómidos. Aun estando latente, un gran derrame de hipocrorito de sodio que aniquilo la masa de Trichopteros y Aeglas de nuestro Río Mendoza a la altura de Cacheuta. Ante toda adversidad son fuertes y prominentes en el ambiente. Si bien lo decía Charles Darwin, no es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente. Es aquel que es más adaptable al cambio. Esto implica que ante toda adversidad, cambio, impacto, presión o cualquier circunstancia de implicancia a la vida, es bueno observar a este grupo de individuos sobreponerse... adaptarse.

Traducido a nuestra jornada de pesca, significa que debemos tener muy en cuenta en nuestra caja, las minúsculas ninfas, sean larvas o puppas de este género.  Sutiles, delicadas y de muy fácil atado, requerirán técnicas especiales a la hora de trabajar con ellas. 

La deriva natural, es una de las opciones mas frecuentes. Dependiendo de las potencialidades de ubicarnos en el sector. Otra posibilidad,  es trabajarlas down stream, dejando derivar suavemente a favor de la corriente, una vez explayada la seccione de leader. levantando hacia la tensión del agua... imitando una emergencia, muy suavemente. Esto es detonante de una gran tomada.

La sutileza exigida en el trabajo y presentación de estos engaños, requiere el uso de tippets 5x a 7x de fluorocarbon. También es muy útil, untar con flota líneas, todo el líder hasta unos escaso centímetros antes de llegar a la mosca, lo que permite que la mosca se mantenga en suspensión a poca distancia de la superficie, emulando la instancia de puppa, en la que el insecto eclosiona. Para estos casos... nuestro leader no deberá tener menos de 12 pies de largo. Algunos patrones podrían ser la Griffiths Gnat; Thorax; Brassie , entre otras; pero siempre en #14 a # 24.





Hacer un lanzamiento lo más delicadamente posible hacia donde están las truchas alimentándose con los insectos naturales. Es muy importante no realizar falsos cast sobre los peces. Las truchas en este tipo de lugares dejarán de comer, por simple instinto de conservación. Veremos en la superficie del agua, una serie de rises sutiles, llamados Rise Bulge. Este tipo de tomada la podemos identificar, por que veremos en la superficie del agua unas ondulaciones o pandeo del agua no veremos en ningún momento al pez. Pero atención... si hablamos de peces juveniles, o incluso algunos smolts, tomarán el alimento estrepitosamente a modo de Splashy Rise. Las truchas adultas o pre adultas son mas prudentes en la mayoría de las ocasiones a diferencia de los pequeños

La necesidad de la trucha de comer en grandes cantidades, estas puppas y larvas, nos dará la posibilidad de tener una jornada, con una tasa de captura interesante. Todo siempre, sepamos leer las condiciones imperantes, interpretar las pautas naturales y aplicarlas a nuestras presentaciones. Las sutileza, de esta pesca, se trata de la sensibilidad para interpretar estos factores, engañando a una trucha con su comida mas abundante, renunciando de por sí a la irritación.END



Autor: Jorge Aguilar Rech.
Fotografía: Jorge Aguilar Rech.
Video: Toto de Mi Camino en el Río.
BROWN TROUT ARGENTINA 
Copyright 2.011


Pescando el la Mula Tuerta de Potrerillos.



La Mula Tuerta. 


La Mula Tuerta surge de nuestra búsqueda interminable de lugares perfectos. Donde el tiempo y el espacio, se conjugan en un acto noble de pesca.  Lugares donde el viento es bueno, y silva historias. Donde la noche, amasa las historias de un nuevo día... repleto de anécdotas. Donde el verde musgo acobija las truchas mas grandes del Andes Central.




A estas épocas, considero a Potrerillos, perfecto. Tiene la temperatura justa, la luz  exacta, la brisa adecuada. Este grado de perfección es una experiencia sensorial extraña. Acá... no hay perfumes a hierbas. El olor a musgal... es típico de estos paramos de flujos variables y alternos. Estas alteraciones de nivel... le otorgan al Dique, un aspecto casi inmaterial. Jarillales y arbustos blancos de sedimento y musgo seco...que hace unos escasos días... pertenecían al lecho. Hoy están en la costa impávidos. Bajo el agua, el proceso de descomposición, tiñe las aguas de verde musgo. Aquí... viven las marrones. En lo profundo... negándose lo mas posible a la luz.



 
Salimos de noche... cercanos a las 4:30 am. El día ni sospechado, me hallada buscando al grupo de anglers. Amigos del alma, hermano de plumas con quienes pescaríamos ese  día.  Martín, patagonico y el principiante Marcelo.

La bahía de Recursos Naturales, nos alojaba en silencio. Ni un alma en las casas de chapa, se escuchaba. El silencio fue cómplice de nuestro paso por ahí.  Una gran picada por la huella de tierra nos aceleraba el pulso, para darnos después de unos cuantos kilómetros, el panorama mas bello que nos identifica como andinos. Mi cordillera nevada, fractada en el espejo inmenso del agua.


Martín, tomó la iniciativa en un pozo verde profundo. Apenas el alba estaba despuntando, tiñendo de rosados fuego el agua. decentas de hatchs, nos mostraban una emergencia que nunca pudimos detectar.


Lo seguíamos a escasos metros...Marcelo y yo. Casi a 45º... me posicione en un limpión de acarreos, apenas accesible. Agazapado, intento el mejor cast.  Una Dragon Ojuda en #10, se unía a mi tippet # 5x. Lanzamientos en Double Haul casi exclusivamente, logrando unos 28 metros... era la condición sin ecua non, para tentar a las Marrones. Desde aquí, trabajé la ninfa con minúsculos tironcitos natatorios, alternados con algunos violentos. La mosca evidentemente era seguida... y tomada solamente a escasos tres metros del hilo del agua. Este momento era decisivo. La aliada invisibilidad, fue gatillo de las capturas. En muchas ocasiones mi escondite no fue muy bueno y solo logre un ataque, ya que al verme, la trucha desaparecía en el fondo.


Descubro en la geografía costera, un gran arbusto. Me aproximo agazapado, con pasos cautos. Me posiciono detrás del ramal. Arrojo al suelo... algunos metros de linea. El verde ingles de la Orvis Clase 3, se camuflaba inmediatamente en lo profundo del verdín. El cast... lleva a la Dragon a unos escasos 15 metros. Traigo rápidamente.... cuando a escasos cinco metros un vientre blancuzco, se retuerce. Sobreviene entonces una furiosa pelea de la Marrón, por librarse de la mosca. Mis manos la toman... a lo mas breve, consiente de su baja energía post desove. Para liberarla al vientre verde del espejo. 



Con destino el este, recorríamos alternando cada sector. Estábamos a unos escasos metros del murallón del dique. Sector premium. Un estrecho verde pleno de ramales, algas y musgos. Lanzamos siempre agazapados, intentando ser imperceptibles. Martín... es atacado en su Drágon Ojuda por una gran Trucha Marrón. La batalla en su vara # 8 era enorme. estaba arqueada al máximo.  La trucha le brindaba reiterados saltos y profundas luchas. Brava.... se retorcia entre las ramas y musgos, intentando zafarse. 


Intenciones claras de la trucha de unos 2,5 kg, de enredar la linea entre los ramales. Estrategia de animales de mas de dos años, maduros y seguramente pinchados.



Martín... como presintiéndolo, libera la trucha y casi apresurado vuelve a castear. Comienza a traer y  explota el agua en escamas. 


Así una tras otra, las marrones tomaron los engaños. La mañana avanzaba y la hora de retorno nos hacia suyos. Marcelo... el principiante,  mirába impávido, disfrutaba cada captura. 


La luna llena aun se veía en el cielo diurno. Recordábamos con Martín cada captura en el Pozo de la Mula Tuerta.

Nos preguntábamos cual había sido la incidencia del satélite, en nuestra corta jornada y la gran tasa de captura obtenida. A veces... ser parte de la excepción, es algo maravilloso. END




Autor: Jorge Aguilar Rech
Fotografia: Jorge Aguilar Rech
Edición: Jorge Aguilar Rech
Video: Marcelo Domissi, Jorge Aguilar Rech
BROWN TROUT ARGENTINA
Copyright 2.011



Pensamientos junto al río.

El hombre es agua...


El agua es vida. Y ella... es agua. Agua, que desde los borbotones que transpira la roca, allá... en la cordillera, se hace niño, en los arroyos. Niños que corren, puros e inquietos entre las vegas y cortaderas. Son los arroyos, los niños del agua.  Al bajar al valle... maduran, crecen y se hacen jóvenes. Jóvenes irreverentes, furiosos y rebeldes. Llenos y plenos de energía... jóvenes ríos.

Maduran... en sus lagos quietos, serenos y profundos. 


La plenitud del agua en su vida terrena. Y siento ...  y digo terrena, porque al ascender al cenit en ángeles del vapor, llueven vida nueva, en arroyos niñoEND

Autor: Jorge Aguilar Rech
Fotografías: Jorge Aguilar Rech
                      Película A River Runs Trough it.
Edición: Jorge Aguilar Rech
BROWN TROUT  ARGENTINA
Copyright 2.011

Mientras los Ríos Descansan.

Crónicas puntanas.

En lo profundo del pensamiento duermen los recuerdos.  Como el agua de los ríos, que añoro. Pienso en ellos y vuelvo a vivir en detalle... cada momento. Las largas caminatas, los matices, el aroma, las risas entre silencios eternos y a lo lejos... el río;  que descansa sobre la roca desgastada y las pisadas que se borran cuando despiertan del lejano sueño del invierno.




Los arboles bajo los cuales esperé con ojos entre abiertos... fueron años, fueron horas. Compartiendo  amistad, simpleza, sana competencia,  la soledad de sus aguas, cada momento único en su esencia. Hoy ... pienso. 


He recorrido ambientes mendocinos y patagónicos en lo profundo de la majestuosa Cordillera de los Andes. Pero lo que siento por ellos, es distinto.  Desconozco la causa, el motivo es un misterio. Espero que alguna vez lo entienda... este añorar del andar lento del agua entre las sierras.

El largo sueño invernal, me invita a soñar con ellos. A recordarlos en lo profundo, imagino por momentos esos días soleados, el  brillo de sus aguas entre fugaces sombras de truchas.  El contraste entre la calma y la pasión, el verde... y la roca desnuda por la tremenda fuerza de las crecidas. El caminar entre saltos de langostas de una diversidad inigualable de colores. Las delicadas efémeras que viajan como diminutos veleros a la deriva. Los enormes dragones del agua que camuflados entre algas esperan el momento justo para desplegar sus alas en su último gran viaje. Algo así como un cuento de hadas, duendes y dragones.




Hoy todo duerme, en una larga quimera invernal. 

San Luis. Mucho se ha escrito sobre esas tierras, historias, momentos, dinámica de sus ambientes, moscas y truchas. Fueron muchos años recorriendo aquellos ríos y doy gracias por haber tenido y tener la suerte de recorrerlos. Se aprende bastante... tan solo con observar, intentar y equivocarse. 

Los ríos de San Luis disponen de una amplia variedad de insectos. Langostas, hormigas, Escarabajos, Mariposas, Aguaciles, (Dragon y Damsel), Efémeras, Tricópteros, Chinches de Agua, Escarabajos de Agua, Ddípteros, (Mosquitos y Simúlidos).  Y en lugares muy alejados en los arroyos ubicados en grandes altitudes de las sierras, algunos Plecópteros como reliquias prehistóricas. Esta amplia gama de insectos, seguramente es comparable con los ríos de la provincia de Córdoba. Seguramente muchos de estos están en los ríos cordilleranos, pero siempre hay que tener en cuenta que no serán los mismos de un lugar a otro. Cambian la oxigenación, la fisonomía del río, su caudal, la temperatura del agua, la acidez en función de la roca, con solo tener eso en cuenta alcanza.



Cada vez que me preguntan que moscas llevar a San Luis, suelo decir imitaciones de efémeras, ninfas, adultos, dragon, damsel, chinches de agua y paso alguna receta. 


El objetivo de este escrito es, dar algunas ideas de las moscas que sirven para pescar en San Luis, teniendo en cuenta la entomología de los ámbitos puntanos. Sin dejar de considerar que el dar recetas de moscas, o describir una mosca o contar con que se pesca para este caso, en San Luis, no sirve de mucho, porque limita al pescador a la creación, a la búsqueda de patrones propios y a la prueba y error, no es el egoísmo de no pasar datos sobre patrones de moscas, sino que el copiar inhibe el arte de crear, probar, intentar. 


Darío Pedemonte,  un gran amigo y persona. Un maestro, un pensador, un apasionado por la enseñanza del fly fishing. Un gran pescador y un especialista de los ámbitos serranos, de ríos y arroyos de Córdoba y San Luis, de las sierras del sur de la provincia de Buenos Aires, el que después de años de búsqueda, con algunas recomendaciones y dibujos, sumado a la lectura, a la prueba y error;  me dio las bases... y surgieron las propias ideas, para desarrollar una tan apetecible adulta de Efémera, Langostas, Hormigas, Escarabajos y Libélulas adultas, todos insectos de aquellos increíbles ríos de mi provincia adoptiva, San Luis.


Quiero empezar por las ninfas, el maravilloso mundo de éstas. Partiendo de la base de la entomología, puedo mencionar que, los ríos de San Luis en su totalidad...  albergan ninfas de Odonatos, Dragon y Damsel, de las cuales las primeras más habituales. He podido verlas en tamaños descomunales de hasta 7 cm de longitud, y otras más pequeñas y rechonchas de unos 2.5 a 3 cm de largo, todas del color del lecho rocoso, en lo común, marrón con tonalidades olivas y manchas negras, verde oliva con tonos marrones, y hasta verde flúor a blanquecino al igual que el color de las arenas blancas de los bancos de arena del río.


En marzo y abril con máximos caudales, o después de grandes creces en enero y febrero; la materia orgánica y las partículas minerales en suspensión por la fuerte agitación de las aguas, le dan al río idéntico color que el de un clásico té ingles; es ese mismo color el que adoptan las ninfas de odonatos, siempre con algunas manchas del mismo tono pero más oscuras.

Teniendo en cuenta estos caracteres, no debemos preocuparnos demasiado por hacer una Dragon de todos los colores y combinaciones posibles, tamaños y formas. Pescar con una ninfa de 7 o 5 cm no es tarea fácil, mucho menos con las cañas que usamos en estos ambientes. Una ninfa de ese tamaño que cae al agua produce una gran efecto negativo, ruido, perturbación es difícil de trabajar y sobre todo se castea desprolijamente. Si considero tener en cuenta que podemos hacerlas exageradamente de hasta 3.5 cm de largo, manteniendo las proporciones, considerando el peso de la ninfa y cual será el número de caña que vamos a usar para pescarla. Por suerte en un mismo ambiente con frecuencia, conviven ninfas de Dragon de las largas, gigantes, con ninfas más cortas y rechonchas, además dentro de cada tipología, podemos tener de distintos tamaños, en función del estado de madures de la ninfa. Esta flexibilidad natural nos permite a los atadores poder crear patrones que sirvan para pescar y no moscas que quedarán enganchadas en los árboles linderos o en la oreja de algún mosquero desprotegido o simplemente nos partirán algún tramos de la caña. 


Al principio... me ocupaba por hacer ninfas con tonos realistas. Antenas, colas detalladas,seis patas, ojos; en búsqueda de la perfección. Me olvidaba por completo que una mosca que pesca no es la que más se parece, sino la que respeta forma, proporción combinación de colores y sobre todas las cosas que se comporta como tal. Una ninfa se hunde y deriva, sus branquias se mueven, su cuerpo tiene vida.


Un adulto se posa y sin hundirse deriva calcando cada una de las olas u ondulaciones de la delgada lámina de agua. Volviendo a las dragon, tuve mucho tiempo para analizarlas y recrearlas en mi diminuto y humilde laboratorio de atado; sin dudas los dos patrones de dragón que mayores resultados me dieron, fueron, una dragon muy simple a la cual denomine Dragón Pulmarí. Haciendo referencia al río... por los buenos momentos de pesca que me dio. Pero basada en las ninfas rechonchas de las aguas Puntanas.


La otra...  una Dragon Articulada, basada en los gigantes dragones de los ríos de las pampas de altura.











Me basé sobre todo en la forma y proporciones, después el color, siempre atando algunas con una combinación de tonos, y otras con distinta combinación. 


El combinar colores no quiere decir solo mezclar dubbings. Se trata de combinar un abdomen verde oliva con patas de color verde fuerte oscuro y una caja de alas de color marrón moteada con negro. Lo primordial de las ninfas de Dragon, al igual que las Damsel, es el uso de materiales que expresen movimiento y transparencia. Primero... porque estas ninfas son extremadamente activas e inquietas y segundo, sus cuerpos son muy transparentes.


Para lograr estos efectos, es importante el uso de ciertos materiales. He podido ver ninfas de  éste tipo, donde sus cuerpos son de Chenille o hebras de Pavo Real. En este tipo de atado, pierden transparencia y movimiento. Un material ideal que combina ambas particularidades es el Dubbing Sintético. En es trabajo con éste material, trato antes de colocarlo, armar un bajo cuerpo de una lana oscura, verde oscura o pardo oscuro, luego coloco el Dubbing a la manera tradicional, y cubro el bajo cuerpo, para después peinarlo con un abrojo dejando hebras sueltas y dando volumen al abdomen, de esa manera la combinación de suaves brillos.


Los espacios entre fibras de Dubbing que quedan al peinarlo, el fondo oscuro de lana, le dan transparencia, las hebras sueltas vida y movimiento. Para las patas utilizo un collar de gallo Saddle, para los ojos monofilamento 0.9 quemado, para el Win Case cualquier pluma moteada, pavo, faisán etc. 


Para las Damsel, se debe usar esta técnica de fondo oscuro y Dubbing despeinado, pero solo para el tórax.  Es importante observar que el abdomen es delgado; igualmente las largas fibras de Dubbings,  que salen del tórax se pegan al abdomen y le dan a este, vida y transparencia; sin olvidar que un punto clave en el atado de una Damsel es la imitación de sus branquias, para lo cual como todos sabemos una cola de Marabú es ideal.

Por último... si combinan estas técnicas y suman un lazo de articulación entre el torax y el abdomen, le dan a la mosca un efecto vivo que tiene importantes resultados.



Las ninfas de efémeras... las  diminutas efémeras que derivan y se arrastran por el vientre de estos ríos, no son las mismas que las de los ríos cordilleranos, sin entrar en detalles irrelevantes de género familias y especies y para tener en cuenta a la hora de atar, ambas son efémeras, pero las de los ríos Mendocinos son mayores en tamaño y tienen en lo general color marrón oscuro, las de los ríos puntanos son más delicadas, no superan el cm de longitud, en lo común tienen entre 5 a 7 mm de largo, sus cuerpos son extremadamente delgados y su color es beige con alguna tonalidad oscura o simplemente beige.






Bien... con estos datos ya, podemos saber que si vamos a pescar con imitaciones de Efémeras en San Luis, no deberíamos usar la misma imitación que usamos en la cordillera.


Una Phaisant Tail en anzuelo #12, es una excelente imitación de una ninfa de Efémera y se adapta perfectamente a un arroyo mendocino. Pero si pretendemos pescar con una Phaisant Tail en anzuelo #12 en un río puntano, no es lo correcto. Lo he hecho y funciona, pero no es lo correcto; porque les aseguro que la trucha no la tomará por Efémera, sino por una ninfa de algún insecto más grande, como una Damsel oscura. Entonces si realmente queremos pescar con imitaciones de ninfas de efémera en San Luis, debemos hacer algo muy simple, en pocas palabras atar una Pheasant Tail en anzuelo 14, 16, 18 o 20 y utilizar unas 2 hebras de faisán para el abdomen sin dar volumen y usar hebras claras. Para mejorar aún más esta imitación y adaptarla a San Luis, creo importante reemplazar las patas de hebras de faisán, por un pequeño collar de gallo en color marrón y adelgazar el cuerpo lo más que se pueda, como me dijo alguna vez Darío, para hacer el abdomen, “apenas pintar el anzuelo con una pluma”. Recomiendo lastrar las ninfas con un pequeño segmento de alambre solo sobre el torax, para no dar volumen al abdomen, y el tórax si, cubrirlo con pavo real con algunas vueltas sin exagerar; si vamos usar un beed head, es preferible que este sea oscuro, he visto truchas rechazar mis moscas por el brillo del beed head dorado, recuerden que en San Luis las arco iris tienen demasiado tiempo para analizar las patologías de nuestras imitaciones.

A veces las profundidades de las aguas de los arroyos serranos, obliga a tener en cuenta técnicas de atado que permitan que las moscas se hundan rápidamente en lo profundo de los canales en las correderas o de los grandes pools; muchas de las arco iris trofeos se ubican a gran profundidad y si nuestras imitaciones no se sumergen rápidamente, todo el esfuerzo es en vano. Pero a la hora de atar, algo común es escuchar “hay qué lastrar más la mosca”, bien, ¿hasta que punto?, no podemos añadir peso desproporcionadamente, porque una mosca atada en anzuelo 16 que puede ser usada con una caña # 2 se transforma ahora en una munición para ser lanzada con un rifle de aire comprimido. No importa tanto el tamaño, sino el peso de nuestra mosca, no podemos adaptar nuestras cañas según el lastre de nuestra mosca, es por eso que es preferible jugar un poco con algunos conceptos físicos, para así sumergirnos en lo profundo. Usar ninfas con mucho material, no es recomendable, da volumen, superficie de apoyo, y por más que la mosca esté correctamente lastrada no sumergirá rápidamente, por esto, evitar superficies de contacto es lo recomendable para que nuestra mosca penetre con mayor velocidad, es por eso que una ninfa que tiene lastre adecuado en la zona de su torax o cabeza sin dar demasiado volumen, y un abdomen delgado y sin detalles de patas de goma y demás artilugios, tendrá mejor resultado porque profundizará rápidamente y entrará en la línea de alimentación de los peces que se ubican un poco más profundo de lo normal.

Cuando hablamos de las Chinches de Agua, y aunque su vida ninfal y adulta, siempre sea en el agua, entran en la categoría de ninfas por la forma de pescar con ellas. En San Luis, no hay río que no tenga estos insectos de extraño comportamiento.  Sin adentrar en cuestiones taxonómicas, se reconocen a grandes rasgos, dos tipos de Chinches, una similar a la denominada Chinche Vikinga, de no más de 1 cm de largo, con morfología elíptica y ovoide, aplastada como platillo.Tienen color negro, verde oliva oscuro y verde oliva claro, hay una sutil diferencia en la coloración del abdomen y alas con la zona del denominado pronoto y cabeza, estos últimos de tonalidad más clara. La segunda chinche observada, es de gran tamaño, similar a la Chinche Escorpión, denominada Chinche Gigante, tiene hasta 5 cm de longitud, no es muy frecuente pero si, está presente en aguas lentas, su morfología también es elíptica aplastada, y su color es beige a té, su pieza bucal perforante es de gran tamaño.

Para imitar una Chinche, hay que tener en cuenta su forma, para lo cual considero que una manera simple de lograrlo, es adosar y atar dos segmentos de alambre uno a cada lado de la pata del anzuelo, de esa manera achatamos la mosca y además damos peso. Para el caso de la chinche más común, la de menor tamaño, para el abdomen y tórax utilizo dubing negro y para imitar las alas y el pronoto uso dos plumas, una en color negro para cubrir abdomen y lograr las alas aplastadas al cuerpo y una beige para el pronoto y la cabeza. Las patas son de un fino elástico negro y muy cortas. Para lograr mayor vida a la mosca es ideal trabajar el dubing como se explico anteriormente.


Las Larvas de Caddis, en las cuales  recuerdo haber utilizado una imitación de Tricóptero en el Río Riocito superior, una imitación de un gran  Tricoptero, que aparece en varios arroyos de las sierras y que aquel día me dio importantes resultados. Tiene gran tamaño, similar a un gusano segmentado de hasta unos 3 cm de longitud que en sus dos márgenes exhibe numerosas agallas. Su color es verdoso oliva oscuro a verdoso oliva claro y su cabeza negra o marrón oscuro. Esta larva la logré con una simple imitación en un anzuelo de pata larga y en S, a la cual simplemente después de un bajo cuerpo de lastre, envolví Dubbing Sintético dando aspecto de gusano, utilizando una fina tanza para el segmentado y para atar las dos plumas de hebras de avestruz que coloque en los laterales para así lograr las agallas, luego la cabeza fue simplemente un cambio de coloración en el Dubbing.

Cuando hablamos de moscas secas, reflexionamos... y nos decimos casi en vos alta, que maravilloso es el mundo de las secas.  La base de nuestro deporte está fundamentada en esta forma, arte o movimiento, que permite al pescador expresarse con la línea y disfrutar del mágico segundo en el cual un pez sube, abre su boca y decide por tomar nuestra imitación. Usar y combinar los materiales correctos, lograr las proporciones con la mayor cantidad de zonas de apoyo, sin perturbar la delicada silueta de un natural adulto, es la clave de una mosca seca.

Para el atado de secas se deben reemplazar materiales, el dubing del cuerpo y las alas de cualquier otro material, cola de ternero o tip de plumas de gallina o gallo incluso ciervo, por un simple material, el CDC. Sigo utilizando el ciervo para las Langostas, algunos Escarabajos y las alas de las Caddis adultas.

Voy a entrar en detalle en una delicada y sutil Efémera adulta.  Una mosca basada en una combinación de técnicas de Iwamasa, un japonés que dedicó horas a las secas sin hackle y el maestro de  Darío Pedemonte, que lleva años usando el CDC. Las Efémeras adultas que he podido observar, muchas veces en los ríos puntanos, son demasiado delicadas y un objetivo difícil de crear con pelos y plumas. No hay tarde que en las aguas del río Grande, principalmente entre abril y mayo, estos  insectos, se reposen derivando como veleros en alta mar, sobre las aguas. Su reducido tamaño, entre 5 a 7 mm, dificulta su atado. Años de observación me llevó lograr una imitación que durara más tiempo derivando sin hundirse y que sea efectiva. El color de esta Efémera, en el primer estadio... el subimago, es gris suavemente amarillento;  el imago... es amarillo con tonalidad naranja, con alas blancas grisáceas. Después de varios intentos de prueba y error, con paciencia y lectura, logre una imitación efectiva que, en la última temporada me dio las máximas satisfacciones.  Grandes Arco Iris que, sin dudarlo... subieron por ella.  En un anzuelo #18 o #20 para secas, até una pequeña cola de fibras de gallo, abriéndolas en V para lograr mayor superficie de apoyo, luego utilizando CDC como remplazo del dubbing, realice el cuerpo, logrando cierta conicidad, después con apenas una vuelta y media de una pluma de gallo grizzli de hebra corta, realice un hackle que dividí en dos aplastándolo, cruzando el hilo en X, después con el tip de una pluma de CDC blanco colocándola en vertical realice las alas de la efémera y finalmente até mi mosca a un tipet 6X que más de una vez llego al límite de su resistencia elástica.
Tener en cuenta mucho de estas técnicas de atado y consejos, me ha permitido mejorar mi pesca y en atado, particularmente mis moscas secas y terrestres. Hace un tiempo el CDC no estaba en mi maletín de atado, una vez que lo incorpore a mi vida de atador, no puedo dejar de usarlo en cada una de mis imitaciones de adultos de efémeras, plecópteros, tricópteros, incluso en todas las terrestres.

El atado de moscas es un mundo fascinante.


Permite copiar, crear, investigar y expresarnos. Muchos años dedique a llenar mis cajas siguiendo un inventario de moscas con un sinfín de nombres, creo... conocía gran parte de los nombres de las moscas. Invertí horas a la copia de patrones y a llenar mis cajas con moscas americanas e inglesas.  


Después a buscar la perfección de las mismas, que excepto para mis realistas, dejé de hacerlo casi por completo. 


Veo en muchos negocios gran cantidad de moscas. Un sinfín de posibilidades, materiales y nombres.  Veo que se preocupan por seguir patrones extranjeros, y se exponen a la venta. Enormes moscas secas, que pierden por completo toda la delicada silueta de un adulto natural. 


Creo que el atado y la pesca con mosca no son tan complejos.  Que será más efectivo buscar los patrones en nuestros propios ríos, y no... en bibliografía extraterrestre.  Mas bien lograr con las herramientas básicas de la misma naturaleza, sin caer a materiales extravagantes. La imitación adecuada que no importe si tiene o no un nombre en inglés, más bien solo que imite lo que un pez come en su medio.  Sean estos mis preferidos insectos, hierbas, semillas o incluso otros peces.END



Dedicado a mis amigos
Jorge Aguilar Rech y Darío Pedemonte.
Autor: Sebastián Pagano.
Fotografías: Jorge Barranco, Sebastián Pagano.
Edición: Jorge Aguilar Rech.
BROWN TROUT ARGENTINA
Copyright 2.011http://browntroutargentinateam.blogspot.com/2010/04/sebastian-pagano-genero.html