Explorando Lies.



Un lies es ese lugar donde el pez, escoge para ubicarse dentro del ambiente. Es en donde se halla al pez.


La importancia de reconocer un lies, es significativa a la hora de enfrentarnos al ambiente de pesca en forma eficiente y no pasarnos gran parte del día mojando las moscas, en aguas deshabitadas y no espantar peces por acercarnos mal a un lugar o ingresar a sitios donde sí hay truchas, y que no supimos reconocer como tal.

Las truchas se ubican en estos sectores, en busca de determinadas condiciones, como alimento, protegerse de la corriente, refugio ante predadores y búsqueda de condiciones.

Los lies reciben diferentes nombres según que condiciones satisfagan, y todos son utilizados por las truchas en algún momento del día, estación del año o período de su ciclo vital.

FEEDING LIES o de ALIMENTACIÓN: Sitios con abundancia propia de alimentos, o sitios donde la corriente lo lleva y concentra. Los peces están en ellos sólo en determinados momentos del día.




En aguas bajas se produce y presentan mayor cantidad de alimentos. Esto relacionado s la mayor incidencia de la luz solar, el proceso iniciado con el oxigeno, llamado fotosíntesis…lo que resulta en mayor desarrollo de algas. Micro habitad de larvas y ninfas, finalizando relativamente el transito de la cadena en el pez.



Se distinguen en estos sectores los Riffles, Flats y Runs, también llamados Correderas. Los cuales al poseer un lecho constituidos por clastos y rodados de mediano tamaño, ondulan la corriente en su laminar superior en forma modular y de alguna manera regular. Aquí, nuestras truchas se encontrarán en esos manchones oscuros, donde la resistencia al flujo es menor, en plena acción alimenticia.


SHELTERING LIES o de PROTECCIÓN: Son refugios que ofrecen al pez un sitio para gastar menos energía nadando u ocultamiento ante las amenazas. Buscan para ello lugares reparados de las fuertes corrientes. 



Dentro del ambiente, encontramos los conformados por: obstrucción: siendo parte motor del efecto… toda piedra, rama, saliente, isletas, etc. que se interponga en la corriente. Construyendo aguas abajo y aguas arriba, una zona de relativa calma. Estos obstáculos pueden estar sumergidos y muchas veces nos servirá de guía pequeños cambios de coloración del agua. También pueden conformarse por resistencia periférica, donde el fenómeno se define por un simple principio físico. Todo flujo fricciona por las superficies que lo contienen, determinando que en la consecutividad de éstas, la velocidad disminuya. La velocidad irá disminuyendo a medida que nos acerquemos a la pared de contención del flujo. El efecto se conforma en una forma simple y que llamamos de flujos laminares. Es decir la corriente de los laterales es la misma que la del fondo del río. Aquí…la velocidad es mínima y su espesor dependerá, como vimos, de las características del fondo. La mayor velocidad se ubica en el centro de la superficie laminar. Es decir…no en el centro del flujo, sino en el centro relativo conformado por la geografia de los bordes y fondo. 

Un sector especial es el de las orillas, el que por su natural conformación, puede ofrecer las condiciones geo físicas y  de bio masa para constituirse en un excelente lies. Especial atención a los sectores vegetados de la orilla, obstruidos por piedras y troncos, llamados undercuts Son ideales para hallar peces alimentándose.

PRIME LIES o PRINCIPALES: Aquí, nuestras truchas hallan  alimento y protección a la vez. Son ocupados siempre,  por los peces grandes. Aquí se concentra alimento y se dan apropiadas condiciones de protección. 

SHELTERING LIES o refugio contra bombas: Son los lugares adonde las truchas van, cuando han sido asustadas, espantadas de otros lies. Son lugares profundos, oscuros y protegidos. No tienen gran carga de alimento, son lugares de paso o escondites.


La temporalidad del LIES.

Un lies, no es permanente. El concepto de dinamismo es en definitiva lo mas apasionan de de las aguas, sean ambientes quietos o de flujo. La preferencia del pez, irá variando a lo largo del día. El ambiente se somete a sombras, temperaturas, brisas que le confieren o quitan condiciones al micro hábitat a lo largo del día. También debemos tener en cuenta que a primera hora de la mañana o cuando las condiciones de luz y/o temperatura se produzcan, el pez estará posicionado delante del lies, a media mañana al medio y a última hora, llegando casi la noche en la parte posterior o en lugares bajos.
También se produce este efecto en la escala más amplia de la temporada. Con aguas altas los peces prefieren las orillas y desbordes.




La motricidad  del Lies por efecto de la temperatura y el oxigeno.

La trucha necesita halla  la temperatura y la concentración de oxígeno ideal para su especie. La temperatura ideal en general está en 9º, 17º y 21º C, con algunas variaciones locales. Existe también una correlación entre la temperatura y la concentración del oxígeno, a mayor saturación de oxígeno, menor temperatura. 


Lo importante es identificar la zona, visualizando el concepto, explorando desde afuera, lo que esta ocurriendo adentro. Este concepto es fundamental para el trabajo de la mosca, tipo de la misma y  profundidad, para llegar la captura esperada. END


Autor: Jorge Aguilar Rech
Fotografías: Jorge Aguilar  Rech
Ilustración: Tonny Bishops
Edición: Jorge Aguilar Rech
Corrección Ortográfica: Mario Capovia del Cet
Algunas fuentes: Juan M Di Liscia de la A.M.B.A

Atando en el río.


Cuantas veces, vemos a algunos pescadores que... con caña en mano, sobre la rivera del más hermoso río y apurados por iniciar la pesca, atan al tippett rápidamente, la primera mosca que encuentran en su caja, sin atender a los colores, a las formas, al tamaño y especialmente al ambiente en donde nos desenvolvemos. 

Por algún motivo, sin criterio alguno, se abre la caja de moscas antes de llegar al río y lo peor de todo se elige una y se ata. Tal vez desconocimiento o esa extraña soberbia,  que hace creer que conocemos todo del lugar a donde se va. Al abrir la caja ... se deja llevar por algún color o forma sobrenatural. Literalmente la mosca nos pesca antes de que empecemos a pescar. Caemos en un encanto casi irracional.  

Antes de llegar al río ya sabemos todo o lo desconocemos todo o simplemente no  se tiene el ánimo o las  ganas de perder los minutos en observar  y aprender del único gran maestro... la naturaleza.  Así obviamos realmente la esencia de pescar con mosca, su entorno, su arte, el porqué, nos olvidamos por completo de las raíces, de sus inicios y mutilamos por ende su futuro.

Al llegar al río... al pescador con mosca, le nace la curiosidad, intenta tener en cuenta los fenómenos que suceden permanentemente, la deriva natural de un insecto, una Dragon nadando, una efémera reposada, la subida de un pez, el vuelo de las golondrinas, tantas cosas que la naturaleza nos muestra, como advirtiéndonos de que se trata… todo este arte y ciencia de la pesca con mosca. 

Numerosas son las situaciones que un pescador precavido, atento y paciente, experimenta en el río, desde las primeras horas de la mañana a las últimas horas de la tarde. Cambios en la temperatura, en la luz, en la estructura de un río, eclosiones, ninfas, adultos, emergentes y terrestres, un popurrí de insectos, un variado menú que no podemos dejar de lado ni nosotros ni por supuesto las truchas. 

Observar el menú realmente es el primer paso, la temperatura paralelamente, actividad en superficie, alguna sombra, algún brillo que nos llame la atención y no me quiero olvidar del color del lecho rocoso. 


Quiero imaginar un río... mas  bien un recuerdo. Un día soleado a primeras horas de la mañana, el aroma del verde puntano, la primer corredera, su brillo, el juego de matices entre agua, cielo, algas y granito. Algunas nubes las primeras de la temporada. 

Antes de atar la mosca al tippett, se debe observar desde lo alto y llega a la mente la primer a incógnita ¿Qué mosca pongo?.  Recuerdo un libro con este nombre....Observo el entorno, mientras espero que el río tome vida. Espero .... un concepto efímero y vital en la pesca con mosca. Una hormiga deriva copiando cada una de las olas, un grupo de langostas salta en cada una de mis pisadas sobre las gramíneas. Me oculto detrás de la roca, una delicada efémera se posa sobre mi caña. 

Ahora me acerco con cautela a la perfecta corredera. Levanto con cuidado las empapadas rocas del fondo: chinches de agua, por otro lado, algunas Damsel y en la tranquilidad del agua estanca una enorme Dragon, y debajo en el lecho entre las gravas, algunas efémeras, Tricópteros y Simúlidos, tantos insectos…

De pronto el río toma vida.  El primer brillo salmónido, la primer subida, entonces llega el momento esperado. Ya es hora de los primeros intentos, guardo en mi retina el color de esa hormiga, su forma y su tamaño, igualmente para todo ese menú, si no lo recuerdo, nuevamente empiezo con la rutina de observar. Otro espíritu del fly fishing.



Busco en mi chaleco una caja de mosca.  Decido empezar con una ninfa de efémera de color pardo claro que até el día anterior y que tienen gran semejanza con las que observe en el agua.
Busco, abro uno y otro bolsillo, no encuentro mi caja de ninfas, no entiendo que paso, no tengo con que pescar, entonces cambio obligadamente por una terrestre o alguna seca, abro la caja de terrestres y secas y no hay una sola mosca, y recuerdo que el día anterior ordene las cajas, las vacié pero nunca las llene nuevamente. Entonces desde la garganta la angustia me susurra: No podre pescar!!.

De pronto….. recuerdo que tengo unos anzuelos en uno de mis bolsillos, una tijera en mi botiquín, un viejo pullover de color pardo y un poco de hilo de color negro. Busco entre las cortaderas y en las arenas y encuentro plumas marrones y blancas, busco entre las ramas de un árbol y las espinas y encuentro mechones de pelo de algún caballo o bovino……. y pienso Tengo todo lo necesario!!.

Todo provisto por la naturaleza.

Uso mi pinza y trabo con ella uno de los anzuelos, con el hilo negro en mi mano ato primero una pequeña cola de mechones de pelo de caballo, luego un trozo de lana de mi pullover y lo envuelvo en el anzuelo, un trozo de pluma y por debajo el tórax nuevamente con lana, ato el wing case y con lo que sobra de la pluma marrón armo las patas de mi ninfa improvisada. Finalmente tengo mi mosca, por las dudas armo otra más de repuesto y definitivamente la ato en mi tippett y comienzo a pescar. Numerosas truchas son tentadas con la más improvisada y desprolija mosca, ella tan solo imita a la perfección un insecto de ese río y se comporta como el mismo porque... antes observe al sistema  natural. Tiene el olor de la naturaleza.

Otra forma de enfrentar la jornada es la de no  llevar las cajas de moscas y  envolver plumas y pelos a las orillas del río, invirtiendo el tiempo en observar, copiar y caminar el ambiente, y percibirlo en lo más profundo... en el más intimo de los pensamientos del mismo. Simplemente  es  estar sin moscas junto al río y atar lo que tenemos a mano ahí. 

Lo que oculta el río en su vientre es un mensaje que descansa entre lo inerte y la vida.  La roca, el agua y un delicado insecto. Y ahí estamos nosotros...siendo parte del paisaje.  De ese paisaje con infinidad de formas y matices.  Siendo primordial y necesario... en ese momento entrar en la  frecuencia.  La misma que tiene el río, y sin dudas podremos ser parte del medio, fluiremos como el agua,  con su pausa y su violencia. Entenderemos su ritmo vital.

Esa...es la única manera que nos podremos asimilar en un ámbito, del cual no somos parte y al que no podemos controlar. Esto es la base de pensamiento del pescador ambientalista. END



Fotografía: Sebastián Pagano .
Edición:Jorge Aguilar Rech.
Corrección: Mario Capovia Del Cet


Dedicado al amigo y maestro Darío Pedemonte.
BROWN TROUT ARGENTINA
Copyright 2.010

Perdón Steve.



Mi respetado campeón de casting , necesito tu ayuda. Mis compatriotas están padeciendo una enfermedad , creeme Steve. Están convencidos que lo que Vos, tan admirablemente haces... tiene que ver con la pesca .


No pueden poner una mosca en el  río , todas se enganchan en los sauces de enfrente. Me alarmo, nuestros ríos se están super poblando, no las pinchan aunque sea para sacarse una estúpida foto.




Pregonamos la devolución, pero... estos impuros están exagerando. Ni siquiera pasa por un concepto ético deportivo. No las pescan y algún que otro ganado ya no puede disfrutar de la tierna pastura de las zonas ribereñas. Las matan a pinchazos .


Dejate de embromar... aunque sea para Sudamérica. Aquí, por tradición nos creemos todo lo que ustedes inventan. Para colmo lo exageran, si vieras las demostraciones de los lanzamientos que vos haces, ahora le han agregado algunos pasos de baile. Ayudame please, le están poniendo coreografía a tus lanzamientos, hasta el mismo maestro... Julio Boca, me llamó alarmado. Me dijo... -Narigón, qué carajo hacen los giles que usan esa pavada que vos me explicaste. Era para pescar... no era para joder a las truchas tan bonitas que me vendiste. No me hablaste de la sutileza, la sobriedad, la estética y  extrema delicadeza que significaba dramatizar un insecto....Dejate de joder , me engrupiste como a un gurí.-

Entiende, maestro porque  mi solicitud, mi ruego, lo necesito , como puedo curar esta conducta patológica que como la viruela está afectando a la colectividad mosquera  nativa .



Cómo hago para convencerlos que al menos usen chaleco salvavidas en esos despliegues,  lo van a hacer en el río... no, en los parques , van a formar parte del  ecosistema en el segundo cast.

La purretada se lo está creyendo. Son mi esperanza del futuro, quiero verlos pescar con la misma austeridad de lo que los rodea, en ese despliegue estético de manejar una caña con dulzura....para que su engaño llegue con idéntico criterio.

Los buenos,  de los cuales aprendí , uno al verlos no visualiza que tienen en la mano una caña , lo hacen con el corazón . Estos denotan un despliegue más referido a la danza y clásica que otra cosa.

Maestro de paso,  me da una manito, lo sé desarrollando permanentemente nuevos diseños de líneas, se maneja con los capos , por favor paren la mano con los modelos, algunos están reemplazando el chaleco de pesca, herencia del tío Wulff de varias décadas , por un improvisado tablero, semejante a un carro para Ustedes .



Se niegan a llevar todas las tonterías que siempre hemos llevado, algunos hasta dejan las moscas, le tiran todos los relojes que pueden, la idea es medir la velocidad, el viento, la profundización.... y encima no tiene idea del quilombo que se les hace, por esa costumbre de referirse en pies, libras y grains  que para ser distintos ustedes han acuñado . Cambian una por otra y muchas veces , lo que nunca los reeles están fallando y todos por el eje .

Que le cuesta querido amigo , una simple palabra suya y todo volvería a lo que fue desde siempre , usted es un ídolo , explicando que no tiene nada que ver con PESCAR , el rebaño se calmaría .

Es un estado crítico lo que estamos viviendo para colmo, me está presionando un incipiente grupo que retrotrae nuestra simple manera de pescar atacando al río como los caballeros medievales , si , no usan cañas como conocieron desde siempre nuestras escamadas , las acomodamos durante mas de cien años y ahora las confundimos con unas lanzas , a manera del palo mayor de La SARMIENTO.



Las pobres truchas no entienden que les sacudan con plomo desde tan lejos;  siempre habían considerado la distancia como barrera para seguir viviendo . Casi era un acuerdo tácito,  tener un límite, lo necesitan, deben tener zonas infranqueables, la procreación es necesaria.  Les está pasando lo mismo que a los Sioux, cuando otro primo suyo, Don Samuel, le puso un revolver a cada Texas Ranger y  los pobres indios corrieron después de la primera ráfaga especulando con el tiempo de la recarga. Solo quedaron vestigios de sus guerreras plumas, los emplomaron a todos .

Entiende Steve mi preocupación, un par de palabras suyas. Hoy mis pequeñas truchas, todavía nadan felices en sus pequeños paraísos, algunas... las  más traviesas, sufren las consecuencias de sus impertinencias. Unas pocas palabras suyas, es más no lo piense, se las tiro:... "La maravilla de la pesca con mosca pasa por ser la técnica que más no limita... “ , no las interprete, no importa, se la escuché hace varias décadas a Jorge Donovan .

No interesa amigo recuerdes mi nombre, una sola persona se refería a mí como El  Narigón. Siempre que pude lo mortifiqué con mi glorioso Nueva Chicago. Un flor de tipo , laburó y mucho por los pescadores. Como jugador de rugby era una mole. Le llamábamos EL POTRO *. Cambió la guinda por una mosca. Lo curioso que en pocas personas lo había notado en mi vida... tenía un corazón que no cabía en su cuerpo . END.


Autor: Dario Pedemonte.
Fotografías: Jorge Aguilar Rech/ Steve Rajeff/ Pescarmona/ Salmon Junkies/ Betty Udessen
Edición: Jorge Aguilar Rech.
*Referencia a un gran amigo de Dario: López Reale, quien fue el presidente de la Asociación Neuquina de Pesca con Mosca, por muchos años, lo conocíamos como El Potro,  un cordobés jugador de rugby por muchos años.


GLOSARIO del lunfardo argentino:
Engrupiste: engañaste
Gurí: niño chico,
quilombo: aplicado desorden.
laburó: trabajó.
capos: jefes.
purretada: grupo de niños.
joder: molestar.
La SARMIENTO: Fragata legendaria de la Armada.
BROWN TROUT ARGENTINA Copyrhigt 2.010

Pensamientos junto al río.

El arroyo.


El arroyo tiene pequeñas magias... sonidos húmedos de agua. Escenas que sorprenden al caminante y frutos escamados, que animan al pescador de su vientre.  Aquí...los vientos que susurran historias. Su mantra hermana a los hombres y hace la paz.

Los arroyos son las hadas del valle.

Todos los arroyos son enormes, y no por su tamaño sino por lo que nos producen en el alma.

Y eso nos sana, nos hace crecer y llena de felicidad.END



Autor: Jorge Aguilar Rech.
Fotografía: Sebastián Pagano.
BROWN TROUT ARGENTINA Copyright 2.010.

El arroyo de las escamas de fuego

Pescando en el Pircas.


Son  las ene de la mañana...demasiado temprano. Pero el arrullo del río nos llama. Como madre a sus críos, lo escucho entre sueños y finalmente, respondo. Cuando el exceso de las humanidades me desborda de sentimientos mundanos, cuando las personas me saturan en su leve existencia... él, me llama, me sana, y me cuida.


Así... al alba, con mi hermano de alma, Sebastián, salíamos hacia Tunuyán, tierras del Uco... veneno del "guailo". 

Sus tierras siempre verdes, se adentran desde la cinta del asfalto hacia el sur oeste. Ciudad de pueblerino corte, y de caras buenas.

El cristo del Manzano no nos alcanzo a  abrazar cuando llegamos al arroyo de las escamas de fuego. Arroyo noble, puro y cristalino que alimenta al Grande. Desciende desde la quebrada entre rojos de granito y rosas mosquetas y se une franco.

Su vientre mientras tanto, cobija a centenares de masartas enardecidas de negro y marrón.

Cerca del medio día, el cielo se ponía gris. La lluvia del valle nos quería acompañar y nosotros aceptábamos.

En el camino de ida, subiendo por el Arroyo Grande, allí estaba, el gran amigo Dario , atando un brider a su linea y fumando su pipa. Bajamos unos minutos y nos comentaba que no había actividad alguna. La temperatura por sobre los tres grados, era un factor  limitante a cualquier actividad.

Avanzado el medio día, subíamos por el arroyo... adentrándonos al último puesto. Chaperio que cobija del frío y del aire. 


La temperatura no había variado. Los claros de sol tibio se alternaban con nubes oscuras y bajas que hacían valer el frío. Así...nos dispusimos a comer con un excelente vino de Walter Viel; rojo tinto de uvas buenas. La cazuela de mariscos nos sacaba de contexto pero a la hora de los aromas, la brisa helada se perfumaba de mar. 



Mientras Sebastián hacia honores a la carta, el vino mojaba las gargantas...alistábamos las cañas, calentábamos las líneas y estirábamos los lideres 7x de fluoro carbón. Coincidimos con las varas cortas... de 7pies que trabajaban con flote y moscas lastradas.

El arroyo rugía a lo cercano, nos prometia, nos llamaba y llenaba de sueños. En minutos después del almuerzo, sin pausa nos dirigimos al arroyo.  Al llegar a la costa, Sebastián, comienza el ritual de la entomología y la temperatura. Bajo las piedras, cientos de masartas, sanguijuelas y tricópteros. La temperatura había subido a los siete grados y la vida asomaba.  Siempre las Fontinallis se activan  a bajas temperaturas. 

Al ver este despliegue de vida, tomamos la decisión de atar al 7x, una Pheasant Tail en anzuelo #14. Inmediato al contacto con el primer pozon... tomo una Fontinallis de unos 300 grs. El pocket nos mostraba, metro a metro, subiendo el arroyo ambientes cada vez mas interesantes. Estructuras definidas ofrecidas por un cauce justo.



Observamos, que en los pozos mas profundos, estaban las piezas mas grandes. Las que alcanzaron los 350 grs de peso. 

Casi inmaterial, fue descubrir los colores de rojo fuego y amarillos furiosos de los cueros de las Fontinallis, que se disputaban con las Arco Iris el tamaño y el color.

Decenas de capturas y una... mas emocionante que la otra. Una jornada acostumbrada a la magia en cada pozo, repleta de paz, de emoción y alegría.

La horas y las capturas se sumaban cuando el rojo de los fuegos salmónidos  se oscurecía en la tarde del Pircas. El frío y la satisfacción, cerraron el telón de la jornada mientras una incipiente nevada festejaba con nosotros. END


Autor: Jorge Aguilar Rech.
Fotografía: Jorge Aguilar Rech y Sebastián Pagano.
Edición: Jorge Aguilar Rech.
Revisión: Mario Capovia del Cet.
Traduccion de modismos: "guailo": de raza blanca.
BROWN TROUT ARGENTINA Copyright 2.010

El Outfitter de la pesca con mosca


Cuestiones de logística.



Muchas veces... antes de partir a nuestros destinos de pesca, nos ocupamos por organizarnos, armar todo el equipaje para disfrutar de la hermosa travesía  que nos espera. 

Para cada uno de los mosqueros, la salida de pesca empieza  justo en el momento en que nos decidimos en partir, quizás solo unas horas antes...semana o mes.

Quizás la importancia de la salida o la ansiedad por mojar plumas, cual sea el motivo siempre... empezamos a pescar, cuando entre amigos o como  pescador solitario, decidimos el destino.  Ese es el primer paso, averiguamos reglamentos, definimos la cantidad de días, definimos hora de salida, itinerario, calendario, entre otros factores. 

Después de consultas en internet y a otros mosqueros, hacemos una aproximación a las moscas que utilizaremos y así nos ponemos atar. Importante es averiguar en sitios correctos consultar bibliografía, con un objetivo claro, es muy útil conocer la entomología del ámbito, leer trabajos científicos previos o apuntes de internet sobre las características entomológicas generales de los ríos de la región. De esa manera podremos hacer nuestras propias moscas basadas en los insectos del área. 


Al mismo modo antes de encarar una nueva especie para pescar, por ejemplo carpas, es  de gran utilidad recurrir a la bibliografía específica, pero es preferible estudiar y entender el comportamiento y características de la especie, para así actuar de forma correcta para pescarla. En fin... este es un paso importante nutrirse de conocimiento y aplicarlo en el atado y en el terreno. 

El Chaleco.

Después de atar nuestras moscas comenzamos a rellenar nuestro chaleco,  Las cajas de moscas, los tippet, de todos los diámetros posibles de 0 a 8X, nylon y también algunos fluoro carbón. Quizás para nuestros ámbitos suene extraño utilizar un 0X pero es necesario llevarlo, porque quizás lo necesitemos para armar un leader anudado. Los leaders, tener de todos los tipos, todas las longitudes posibles, y de los diámetros adecuados para las situaciones de pesca que nos enfrentaremos en el río.

Agregar al chaleco, un encendedor, un par  de agujas, pegamento, la gotita, y una pinza resistente, por si tenemos que reparar una línea mediante un entubado. Las líneas que tengamos, los spool y por supuesto el reel deberán estar en el chaleco o en nuestra mochila. 

Es importante llevar alicate, forsceps, flota mosca, flota línea, indicadores de pique, y algunos plomitos o pasta de tungsteno. 


En alguno de los bolsillos es importante llevar una linterna de bolsillo y una cortapluma.

Por otra arte de gran utilidad para los que tienen instinto científico, es llevar  pinza para minerales, tipo de depilar, una pequeña lupa, una fibra indeleble y envases de plástico con tapita, tipo tubos de ensayo de pvc de pequeño tamaño. Materiales que utilizaremos  al momento de realizar las observaciones y muestreos entomológicos. Agregar un termómetro y un estomach pump, son herramientas totalmente útiles que pueden encaminarnos en hacer la diferencia. 

Armando la mochila.

Para el mosquero inquieto, es necesaria una mochila de unos 35 a 40 litros, siempre lista, de tal manera que no tengamos que agregar ni quitarle nada, por lo que cada vez que se vuelva de pesca tendremos que completarla nuevamente con lo que se haya ocupado. 

Esa mochila la tendremos que llevar siempre con nosotros, siempre, porque será nuestra salvación en caso de problemas, picaduras, golpes, extraviarnos, desencuentros, mal tiempo, demoras, entre otras.


Muchas veces esa mochila puede salvarnos de una tormenta, del frío, del hambre o un mal golpe. Recuerdo claramente una de las últimas salidas de pesca a San Luis con Jorge Aguilar Rech. Por alivianar pesos, nos adentramos en la sierra 1 hs de sendero, y un par de horas más sobre el río, cuando Jorge se golpeo al punto del esguince, su dolor no podía ser calmado ni con medicamentos ni con vendas.  Por no tener la mochila en nuestra espalda con estos elementos, abrigo y comida, arriesgamos así nuestra salud caminando 4 hs de noche a campo traviesa entre sierras, valles y arroyos, una experiencia que no quiero volver a repetir. 

Entonces para los aventureros mosqueros que usan cañas de 4 tramos. Recomiendo constar con una mochila completa de elementos útiles. 

Abrigo.

Llevar siempre un equipo primera piel, pantalón y camiseta, un pantalón secado rápido de repuesto, un micro polar,  una campera rompe viento, si tienen la posibilidad una de Goretex, llevar guantes de lana, medias térmicas de repuesto y gorro de polar o lana, está demás decir que es necesario un par de zapatillas de treaking de repuesto. No importa si estamos en pleno verano, siempre es importante tener estos elementos, porque los ambientes que recorremos sea montaña o sierra, pueden traernos sorpresas indeseables, tormentas, vientos, etc. Pienso que,  de a poco... se puede invertir en ropa  de montaña aunque el presupuesto se nos vaya por las nubes, dura mas, ocupa menos espacio, es más liviana y es más efectiva. 

Accesorios.

Lentes polarizados, pañuelo, gorra, protector solar, cámara de fotos , siempre dentro de un shock case y un estanco . 

Elementos de cocina.

Constar con un calentador es indispensable, de esos que entran en una cajita de menos de 10 cm de alto y 5 x 5 cm de lado. Asociado, llevar una pequeña garrafa, totalmente cargada, puede servir para varios días. Jarra metálica en donde calentar agua,  una pequeña olla, una parrilla plegable muy chica es de gran utilidad, cucharas, tenedor, un cuchillo muy bien afilado y plato de madera. Llevar en bolsitas tipo ziplock los condimentos necesarios principalmente, sal, pimienta y azúcar. Agregar, alguna bolsita con leche en polvo,  café y sobres de té. 

Comidas.

La comida deshidratada es una gran ventaja, algunos sobres de sopa, y de comidas preparadas como fideos, arroz, golosinas, barras de cereal, entre otras.No llevar latas, por su peso pero si algo indispensable al menos una botella de agua la que deberíamos rellenar con agua del río y depurar con algunas gotas de lavandina. 

Medicamentos.

Constar con una caja de primeros auxilios es indispensable, curitas, vendas, desinfectantes, calmantes musculares, medicamentos para los vómitos, dolor de cabeza, dolores de estomago, colitis, alergias y si es posible antiofídico para picadura de varias serpientes.
  
Por último agregaría a mi mochila una cuerda resistente, un par de mosquetones, y una bolsa de nylon bien amplia y resistente y  si es posible colgando en el exterior, una pequeña bolsa de dormir, vienen unas de apenas un kg, que ocupan un espacio de unos 30 cm de largo por 20 de diámetro. 

Tal vez suene imposible llevar todos estos elementos en la mochila, quizás piensen en el peso y el espacio de la mochila, pero crean que si somos racionales y llevamos todo esto, racionalizando en comida, aprovechando los espacios y llevando los condimentos en bolsas, podremos llevar todo en una mochila de 40 litros y no tendremos problema alguno. Crean que de apoco se puede tener todo este equipo, y que siempre será necesario, siempre sacará del apuro. 

No pensemos en campamentos, simplemente pensemos en tener una mochila que nos respalde por cualquier inconveniente.END

Autor: Sebastián Pagano.
Edición: Jorge Aguilar Rech.
Corrector: Mario Capovia del Cet.
Fotografía: Jorge Aguilar Rech.

BROWNTROUTARGENTINA.
Copyright 2.010.