Un Schooll River. Cachueta

El encanto de un pequeño río escuela.


A 30 minutos de la Ciudad de Mendoza, se halla un sector del Río Mendoza Tail River que presenta en escala muy pequeña...todas las características posibles que hallaríamos en cualquier ambiente de pesca.

En trayectos que no superan los 300 metros ...el pescador puede experimentar con gran amplitud de técnicas, moscas y circunstancias.

Encontramos amplios flats, de fondos verde esmeralda, do
nde en la profundidad siempre se aloja una Arco Iris de excelente porte.

También ...nos sorprendía, la frecuencia de rifles los cuales nos oxigenaban la serena lamina del flat. Formadas correderas y grandes rocas que conformaban excelentes refugios salmónidos.

Durante esta época de merma de activida
d irrigante...nos muestra un apenas insinuado formato con escasa agua. Pero alcanza para disfrutar una jornada que no superarían las tres horas de pesca.

En honor a la temperatura...salimos con Jorge Barranco, tarde. Cerca del cenit del invierno mendocino. La temperatura en el ambiente era de unos 20º C. Mientras que el agua presentaba unos clavados 10,4º C. Esto nos indicaría que podía haber una actividad limitada y mas... tendiendo al contrario efecto en los de sangre fría.

La postal que presenta al llegar...nos hace olvidar de las distancia, nos deja el mensaje de la belleza al alcance de la mano. Sumado a su cobijo lateral de laderas y edificios hidroeléctricos...imprima como única la imagen de este tramo.

Siempre recuerdo este sector como los primeros pasos de mis hijos...hace unos años.

Las laderas arenosas, nos mostraban generosas mantas de cangrejos pequeños, y en algunos sectores pétreos, grandes Odonatos, color pardo claro.
Por la tensión de los flats... algunas Caddis , denunciaban la emergencia al subir algunas céntimas la temperatura.

La jornada breve, comen
zo en una corredera que alimentaba un pool, amplio. Sin resultados. Un equipo liviano de 6 pies, marca Orvis TLS
Power Matrix, contenia una linea de flote. La que tenia por objeto transladar unos escasos metros la pluma elegida...Griffingnt´s Gnatt en #12.

Metros mas arriba, Jorge me acompaña. La elección fue el Up Stream hacia una gran roca. Ahí nos esperaba...una Arco Iris muscular...que tomo la misma con extremo animo. La corta batalla, la dio en mis man
os, para denunciar su sexo machísimo y pintado. En estado espermático.

La devolución abrió
las ganas, las ansias y la intranquilas sombras de los cerros ...nos apuraban la marcha.

Cambie entonces a la hora de las sombras largas sobre el río...a la margen contraria. No había pozón que no tuviera ataque...pero suaves y a veces esquivo.

La postal...siguiente se presenta con un acantilado rocoso, donde chocaba el río en una curva. Aquí conformaba un gran flat profundo. Lanzo así a la cabeza de la corredera que lo alimenta, dejo caña en alto a deriva natural...y mi ahora Prince Rubber Legs...profundiza, profundiza...profundiza.
En la verde oscuridad ataca la hembra enfurecida. Haciendo alarde de cada escama de sus escasos 30 cm.. Su captura nos muestra el avance de sus ovas rosas...que desbordaban por su canal . La libertad fue su mérito sano.

El corto retorno hacia el asfalto, nos encontraba entre risas y comentarios. Los cuales sonaban que no era necesario el gran porte, hacer kilómetros y kilómetros...las truchas estaban ahí. Resistiendo a una enorme presión de pesca, y mecánica... estaban ahí. Dándonos con cada escama de su cuerpo una alegría inconmensurable y bella.
END



Fotografía: Jorge Barranco
Edición; Jorge Aguilar Rech.

BROWN TROUT ARGENTINA Copyright 2.010.-

Pescando en la Quebrada de los Buenos.


Salimos el sábado... bien temprano, hacia una nueva jornada llena de expectativas. Más que por la pesca... por lo belleza que el lugar que promete, ofrece e invita... a olvidar toda conexión con la rutina diaria.

Acompañados de un buen clima, el cual traía aparejado condiciones óptimas para saciar nuestros más remotos y primitivos instintos de supervivencia... la pesca.

Llegamos a la ansiada Quebrada promediando la mañana con el entrañable amigo Víctor Picca.

Luego de charlar con el lugareño, mate de por medio, emprendimos el ingreso a los campos que nos llevarían a destino.

El lugar... te llena de magia. El aroma de yerbas serranas, bosques de álamos y sauces contrastando con las sierras y algún que otro arroyo perdido. Ya en el río, empezamos a planificar como sería la jornada, sin antes hacer la lectura del ambiente entomológico. Logramos ver cantidades de efímeras de pequeño tamaño, chinches de agua y pequeñas ninfas de Caddis. Lo que nos llamo la atención, es que no se observaban presencia de Odonatos. Equipado con vara Risse # 3 de 7,5 pies, Reel BFR Dragon Fly 355 y línea Río WF 3 F con líder 4X , el cual me dio hasta ahora tantas alegrías...comencé a pescar. La pluma Streamer atada con Cristal Chenille color rojo y con un BH de 3,2 en anzuelo #10. Víctor con vara TFO #5 de 9 pies, ReelSpinit y línea Scientific Anglers WF 5F con líder 3X al cual ato al final de su líder una Prince en anzuelo #12. Las respuestas en mi caña, no se hicieron esperar; los lances eran hacia las correderas pasando la mosca por debajo de las piedras y por los costados. Los ataques eran enérgicos. Evidentemente el color las irritaba.

Los portes eran medianos pero muy combativas, de unos 500 a 600 grs. Víctor, un adicto a las ninfas, también después de un rato...comenzó a obtener capturas en pools y flats. Tengo que resaltar que obtuvo ejemplares de muy buen tamaño en esas zonas del río. Al parecer las grandes, se ocultaban en esos lugares. Yo después de una buena cosecha, cambié la mosca. Esta vez
coloque en mi tippett, una Chinche de Agua, en #12, pero las respuestas no eran las esperadas. Tomaban la mosca, pero los ataques eran esporádicos. En ese momento, Víctor obtuvo un gran ejemplar. Al acercarme, me comento que estaba trabajando con secas y la habían tomando muy bien. Su March Brown en anzuelo 10 tuvo siempre buenos resultados. Enseguida... hice trabajar una pequeña Stimulator en anzuelo 12. Fue en ese momento... que vi salir de atrás de una gran roca, en un profundo pool al cual le llegaba una corriente suave, un hermoso ejemplar de kilo y medio más o menos. La misma, tomo el artificial y después de unas explosivas corridas logro fugarse. En ese momento la adrenalina y la emoción se conjugaban en una mezcla explosiva que hacían estremecer los sentidos; la piel se erizaba y mis dedos se ceñían en mi puño.

En el segundo intento, dej
e que la mosca hiciera una deriva natural hacia el final del pool, sobre la corriente suave entre una roca y la pared de piedra. No hubo respuestas. Al mismo instante Víctor obtuvo otro hermoso ejemplar en un flat pegado de donde estaba yo. Hice el intento nuevamente y mi mosca desapareció de la superficie. Una hermosa y robusta trucha tomaba la mosca que apenas posaba en el agua. El hermoso pez, casi había sacado medio cuerpo para lograr su preciado bocado. Esta corrida no era la excepción de las demás; se mezclaba con soberanos espasmos y saltos acrobáticos. Para mis ojos y mi alma, era algo maravilloso. Víctor, después de una muy buena pesca, había cambiado de mosca. Esta vez en su tippett, una Dragon color marrón. Yo... hice lo mismo; seguía ahora, Prince color negro en anzuelo 12. Antes... decidimos descansar un rato. Cobrar un poco de energía y comentar como seria la pesca en la segunda parte del día. Entrada la tarde, decidimos acercarnos sigilosamente a unas pequeñas correderas seguidas de unos flats.

Visualizamos a lo lejos, unos hermosos eje
mplares patrullando la zona. Víctor decidió encarar por un costado, apostándose detrás de una roca, y
yo acometí por el río... corriente arriba. Siempre...bien agazapado, así no alterar a las demás. Las respuestas fueron inmediatas en la caña de Víctor. Lo que no fue así conmigo. Hice un alto y, pude ver que había presencia de Chinches de Agua bastante grandes. Así recurrí de nuevo a mi Chinche. Ni bien hice el lanzamiento, un gran ejemplar escondido detrás de unas ramas salió a su captura logrando clavarla a pleno. La misma hizo unas corridas hermosas, y después de pelear un rato la pude arrimar. Víctor también tenía sus combates, y grito tras grito iban sumándose en su haber. Decidimos volver al punto de partida, antes que nos atrapara la noche. Retornamos pescando.

Coloqué la Prince Negra nuevamente y fuimos pescando en Up Stream también con resultados que no eran distintos a los de la jornada en general. Ya en la camioneta y agotados por el día bastante agitado
, nos hicimos dueños de una botella de Ginebra que, nos repondría un poco el aliento. Trago de ginebra de por medio, sacamos conclusiones y prometimos volver en breve nuevamente a este maravilloso lugar. Feliz de poder experimentar estas vivencias... estas sensaciones. Como dijo un viejo pescador… gracias Dios... por haberme hecho elegir esto.END


Autor: Gonzálo Sierra y Victor Picca.
Fotografía: Gonzálo Sierra.
Edición: Jorge Aguilar Rech.


BROWN TROUT ARGENTINA Copyright 2.010.

Pensamientos junto al río.

Los ríos del silencio...

La energía cinética disminuye... sangre y grafito cristalizan. Lo siento en mis manos, el entorno inmóvil; solo en este instante... las agujas se contienen al mismo ritmo del río. Escucho mi respiración.

El eco del viento sobre la quebrada se pierde por completo. Se absorbe en ese preciso lugar en ese único momento. Un solo escenario... el pez y el hombre; dos piezas, solo una en movimiento.

Mi adversario se confunde con la roca. Todo se detiene. Los sentidos se agudizan . Solo mi corazón se acelera... primero observo, luego me desplazo en la misma frecuencia.


Mi mosca rompe la tensión y profundiza donde nada se mueve. Solo ella se mueve. En ese momento desaparece en la boca de ese enorme pez.
La calma se interrumpe ...

Finalmente... sigo mi largo viaje por la ribera.

Esa es la razón de porque siempre volveré a las sierra de San Luis, basamento cristalino, el lecho pétreo... en donde los ríos duermen.
END




Autor: Sebastián Pagano.
Fotografía: Sebastián Pagano
Edición: Jorge Aguilar Rech.


BROWN TROUT ARGENTINA Copyright* 2.010

Dario Pedemonte. El verdadero espíritu.

Un pensamiento de la actualidad de nuestra pesca.

Pido disculpas de antemano, pero... no me gusta demasiado involucrar a otros, en mis experiencias de pesca.


Son apenas... cuarenta años , que tengo la dicha de usar una caña de mosca como recurso para atrapar un pez. Un ejercicio racional, curiosamente lo que nos distingue de los predadores. Quizás ... el último recurso, con el que un bípedo pueda atrapar un pez silvestre.

Entenderán todos, que diferencias existen con aquellos individuos criados en cautiverio y almacenados en pequeños compartimentos con agua, con la expectativa que el rey los capture, registre su imagen y lógicamente lo termine comiendo. En otros países, ésto es un éxito. Quizás en el nuestro... algún día también lo disfrutemos .

Ya las experiencias de cacería me resultan grotescas. El cazador, toma posesión de una ubicación preferencial, coincidiendo exactamente con el sitio donde su presa concurre diariamente en busca de su refrigerio. El humano...a veces con tanta torpeza, termina espantando a su record.

Pero... lo mío es apenas la pesca . Que supo descubrir mi generación . Que alterara su conducta tan drásticamente y que por sus limitaciones... la pesca con mosca, nos exigía un ejercicio intelectual .

Una mojarra , una lombriz, son organismos que forman parte de la dieta de cualquier pez . Mi habilidad , mi esfuerzo... es mínimo . No hay tal engaño. De no tener anzuelo lo tragarían igual. A veces ...he sido tan torpe, como para hacer evidente mi engaño. Un equipo simple, un anzuelo, algo de plumas y pelos y a crear , lo que no es, debe convertirse .

El lugar , la hora , el día , el mes ...son mi única asistencia . La observación , mi razonamiento ... son mis únicas herramientas. Ya algunos mono, las utilizan para el logro de su alimentación. Pese a ello, muchos pescadores pretenden dejar de lado estos requisitos.

La madre tecnología lo suple , y los pobres terminan tan frustrados que siguen almacenando equipos con la esperanza de concretar sus sueños de pescar. Todas las variantes de una mano , ya la de dos y quizás en el futuro las de tres.

El circo asombra por su originalidad y algunos payasos, como en mi caso, compramos lo equivocado . Hicimos de esto una gran confusión .

Eramos excelentes casters. Los pescadores nos prodigaban admiración, por nuestra seudo habilidad en el manejo de una caña .Pero en esa mezquindad propia de los humanos, terminaban por asociar nuestro mérito con la vara mágica que utilizamos y eran ellos...nuestra primera captura. Terminaban comprando la misma caña del ídolo, pero los resultados no eran los mismos . El sueño de imitarlos, no les permitía distinguir que lo mismo podían hacerlo con una mojarrera. Nunca la mayor tecnología podría suplir la pasión que algunos pusimos en manejar este juguete .

Que veo en la actualidad... lo mismo. Sin duda, los pescadores se renuevan y la mayoría sigue comprando el mismo circo. Que mantienen a rajatabla el mismo concepto: manejar el equipo para generar ventas. Pero aquellos pescadores y los actuales de pescar... nada. Pesan más los kilometros que lanzamos, que la presentación. Son tan hábiles en la precisión, como si lo hicieran con un 12/70. Pero la gilada retumba asombrada. Montan una escenografía de ballet , que de hacerlo en un río, pasarían a formar parte del ecosistema en el acto, pero de pescar...nada .

Esto... lo escribo, no desde mi sapiencia. He sido un abanderado de la ignorancia. Hoy y después de tantos años, me conservo como escolta.

Los disculpo, si consideraran inapropiado mi razonamiento pero, no serían originales al respecto. Soy un pescador... que cometió el error de investigar que comían las truchas en sus ríos , una verdadera irresponsabilidad. Pretender cambiar excelentes moscas operativas en Irlanda o en Montana, con algo parecido en nuestros ríos cuyanos . Un sacrilegio. Eran truchas y su dieta debía ser la misma, aún sin tener una sóla especie idéntica al hemisferio norte.

Los nombres sajones tenían mayor musicalidad mosquera, que las que mi amigo Benito, había empezado a considerar .

Mi sueño sigue siendo... que existan tantas escuelas en el país, como diferencias de ámbitos pudiésemos considerar . Pero no hay creatividad, sino surge la necesidad . Mi satisfacción ... los jovenes, que hoy están comprendiendo que los éxitos de antaño, solo acumulan fracasos.

Nuestras señoritas amigas nos califican, y por supuesto los que siguen involucrando que el milagro pasa por el equipo; si hoy se pescara en proporción a la inversión, no existiría nada en nuestros ríos. Pero la naturaleza sigue contando con su mayor aliado: la ignorancia de los pescadores. Mis jóvenes amigos pescadores serranos, han comprendido la realidad del acercamiento, lo absurdo de volar la línea por sobre las truchas, tantas veces como su ineptitud les exija. La mayor pulcritud en su presentación, el esmero de los elementos... nunca considerados por la mayoría de los pescadores: el leader y su relación con la línea y su anzuelo. La única preocupación ... su costo. Un equipo de muchos verdes... falla por monedas. Muchas veces ayudados por el desconocimiento de los mismos proveedores, de estos elementos.

Pero como dicen los más jóvenes ¡Esta todo bien!. Hoy, como nunca, deposito mi mayor confianza en rescatar el verdadero espíritu de nuestra técnica. Algunos grupos, carentes de personalidad, seguirán vegetando sin aportar nada al futuro como hasta ahora ; otros... los inquietos, consolidarán cada vez más sus compromisos en la realidad de sus truchas . Se irán apartando cada vez más del circo. Su evolución, les permitirá apartarse de los mensajes vacíos de siempre .

Ya escribí alguna vez que Discepolo debió ser mosquero. Hoy cualquier porquería que flote te convierte en pescador de Dry . Y lo dicen en inglés para que suene a prestigioso. El mismo fly fisherman... no podría hacer flotar una mosca de pluma salvo, que se la sostenga la suegra desde abajo .

Al mismo tiempo tienen dudas de si la línea o la mosca primero. Lo más difícil ...entrar en el viento, y siguen casteando como cuando los teléfonos eran a manija ; lo más grave es que hoy , así lo siguen enseñando . ¡Discépolo por favor ayudá!...que al menos esto, sea distinto . Los muchachos siguen depositando confianza en lo que vendrá , la de tres manos de treinta pies.

Quizás algunos terminen por comprender, que nuestras limitaciones, más que cualquier otra técnica, no deben cambiar. Son las defensas que necesitan nuestros peces, para tener una proyección de futuro . El río necesita zonas infranqueables , reservorios de vida ,que nos posibilite seguir pescando peces silvestres , con esa cuota instintiva que se nos constituya en el verdadero desafio de pescar.END

Autor: Dario Pedemonte. De la carta escrita a Jorge Aguilar Rech de BTA.
Fotografía: Dario Pedemonte.
Edición: Jorge Aguillar Rech.
BROWN TROUT ARGENTINA copyryght 2.010

Pescando el Río Grande de Malargüe.

Un río lleno de historias...



Abril...pleno de mañanas frías y tardes cortas y templadas. Salimos Daniel Mansilla, Héctor Iturbe y yo...Raúl Iturbe, con rumbo al mas Grande de Malargüe.

Una nueva infraestructura tipo refugio, destinada a los flyfisher se daba lugar, y allá íbamos... a probarla y visitar a los emprendedores.

Nuestra pasión por la pesca es inconmensurable, así ella... constituye un lazo fraterno entre nosotros y nos hace fuertes. Pescando somos felices.


Eran las 16:00 hs de ese día, cuando mis líneas se dibujaban en un papel de notas. Mis recuerdos inmediatos de las horas de la mañana, relevaban entre sus hechos... un par de capturas de Arco Iris, después se decenas de tomadas. Una de ellas superaba los 850 gr.

El aroma campero de las carnes nobles y cecinas, me distraían por instantes. Los criollos chorizos le hacían chirridos a mis pensamientos.

El fin de la mañana la coronaban muchos piques...capturas; pocas y... un bravísimo asado. La tarde nos daba esperanzas entrando por el cenit de la montaña.

Tarde temprana...fuimos a probar el añorado lugar, que en el otoño pasado, habíamos mojado plumas. Pero esta vez la nada... solitario fantasma, nos abrazaba el pecho de angustia y nos callaba las palabras. La noche cercana...calmaba la angustia de lo poco, y se ahogaba entre brindis y anécdotas pasadas.

El día nuevo nos daba aire en el pecho y el alma se refrescaba de esperanzas...soñando, y soñando con esa trucha ansiada.

Cumpleaños del gran pescador... Arturo; que hoy nos mira desde arriba... nos protege, nos susurra secretos que a nadie revelaría. Hoy lo disfrutó con nosotros.

La calma del día, nos hacia suyo. Eso quizás sea lo bueno...la calma.


Ya en el Grande, comenzó la otra
historia de este relato. El vientre fructífero de nuestro río, nos daba los hijos adoptivos...uno tras otro para que disfrutáramos con ellos.


La primera Arco Iris festejada, la pincha Daniel Mansilla, la cual se resistió bastante... luciendo su potencia en cada uno de sus 1.800 gr. Esta robusta trucha lo saco a pasear por varios pozos y, luego de una interesante batalla , lo pudimos ayudar a copearla. El festejo fue corto y la devolución rápida e inmediata.


A espaldas nuestras, la sombra de la Arco Iris, tomaba franco escape.

Los dos... mi padre y yo , tomamos rumbo al río arriba. Llegamos al un pozon ya pescado, hacia unas horas por él mismo. Mi turno de trabajarlo fue cedido, ante mi cansancio y desilusión. Toma mi turno Héctor, primereando el pozo. Lo sigo desde cerca...para no resignarme.

Solo fueron un par de certeros cast...cuando, una Marrón toma mi emplumado engaño y corona mi día. Mi pulso explotaba por mi pecho y mi cara recibía el mensaje. Este macho tenía la pera típica prominente y poco vista en estas aguas. Su peso rondaba los 2 kg. de carne salmónida.

Daniel minutos mas tarde capturaba interesantes Arco Iris, con características similares en peso y lucha.

La bondad de este. Mi río.


Y digo mío... porque lo quiero, porque lo protejo, porque es de mi tierra, porque es mi agua. Lo admiro por su bondad, su belleza...su sabiduría.

Es un río que nos enseña a ser hombres; hombres de bien. Por eso lleva su nombre...y lo identifica sin par, como el Grande de Malargüe.END



Autor: Raúl Iturbe
Contexto y Edición: Jorge Aguilar Rech.

Fotografía: Raúl Iturbe.
Protagonistas: Raúl Iturbe, Héctor Iturbe y Daniel Mansilla.



BROWN TROUT ARGENTINA Copyright 2.010