Las Arco Iris del Curruhue.

Oscuro llamado mapuche... al negro vientre de Río Curruhue.

La magia de lo siglos, lava su acuosa lengua. Era el instante de recorrerlo. Ansiosos por verlo y saber un poco más de su leyenda indígena las horas y minutos se hacías segundos.

La jornada comenzaba, cuando hacíamos pie en tierra, en el arroyo Collón-Co. Aquí... trabajamos unas ninfas sin éxito. Quizás las condiciones no eras propias para ello.


Seguimos camino, cuando Gendarmería nos avisa que el camino se encuentra en mal estado, y teníamos que circular con 4x4 baja por la cantidad de barro en la vía. El inicio de temporada nos traía estas dificultades, sumada a las inclemencias térmicas.

Llegamos a lago Curruhue Chico. El mal tiempo ganaba la apuesta de no meternos en los floats tubes. Pero nuestra terquedad podía más. Después de unos minutos arriba de los floats, las percas en cantidad, comienzan a dar batalla. Muchas, por demás...percas.

Pero el frío nos taladraba, el viento y la nieve nos ganaban la moral.

Así...bajamos de los tubes y comenzamos a vadear el río. El Río Curruhué es muy especial. Es impenetrable. Sus secretos indígenas se guardan entre bosques de colihue. Rígidos guardianes de su lecho. Pero a la vez, ésta situación nos daba refugio del frío, brindándonos un paisaje abstracto.


Substraído del clima y del momento. Brindándonos así, parte de su magia buena. Y este fue el momento mas especial del viaje.

Estaban las Arco Iris ahí, a la vista... Varias capturas fueron interrumpidas, para deleitarnos mirándolas... mirándolas por horas desovar. Fue un espectáculo majestuoso.



A media tarde... seguímos hacia el Curruhue Grande. Nuestro rumbo... a la costa oeste. Destino donde nos resultó imposible llegar. El nivel de sus aguas cortaba el camino.



Casi de noche, con la magia inquietante de la penumbra patagónica... emprendimos la vuelta hacia Junín. Dejando atrás el bosque encantado y decenas paisajes maravillosos. END


Autor: Hugo Moreno

Contexto y Narrativa : Jorge Aguilar Rech.

Revisión: Mario Capovia

Protagonistas: Hugo y Gloria Moreno.

Pescando el Río Malleo. Un antiguo amor.

Buscar en los rincones del recuerdo...esos que se tiñen de sepia, y encontrar al Malléo, es habitual.
Me tráe siempre, excelentes y cálidos pensamientos. De sus escenarios diversos y en cada uno de ellos... mi primer maestro en el fly fishing...mi padre.

Recuerdo la fascinación de su cara cuando nos acercábamos a él; hoy...la misma mía.

La que descubro en el reflejo del vidrio de la camioneta, cruzando el Puente Blanco.

El Puente Blanco, legendario. Me recibe con un zapateo de madera noble. El que metro a metro anuncia la jornada esperada. Jornada que desde ya, resultaría extremadamente dificultosa. La baja temperatura, el fuerte viento del sur, y el cauce inchado; sin rodeos nos desafiaban a cara o cruz.

La suerte tirada...y ya era jornada en marcha. Las puertas de una tranquera amiga nos dieron paso a un sector privilegiado del río. Pero en estas circunstancias, donde el agua apenas no desbordaba, donde el mercurio con esfuerzo tomaba su decena... este privilejio solo significaba, poca presión de pesca.

Valor que a su momento notaríamos. Ulpiano, toma su primera Trucha Marrón del día. La corta batalla en las raudas aguas en descenso, fue apoyada por su vara #6. La trucha tomo su Doctor Lecter, con extremada violencia.Los ánimos avivados y los pasos apurados de los mas atrasados en los preparativos, empujaban al grupo al hilo de agua... al veril. Ansiosos por correr la misma suerte.

La situación morfologica del río determinaba una gran corredera, que determinaba en su costura un profundo veril. Un óptimo lugar para el posicionamiento de las grandes.

Las estrategias...variadas, acorde a las preferencias. Pequeños streamers, dieron los resultados primero, pero las ninfas también hicieron estragos en las Arco Iris principalmente.

Las horas pasaban y los cast se hacían centenas, entre fuertes ráfagas de viento patagónico. Un instante, me tomo y cambio de mosca. Veníia trabajando con una Wolly Bugger Bed Head Olive, una Matuka Marrón y tome la iniciativa de atar a mi 3x, una Sugg Buggs Verde y Naranja, en alambre #10. La linea de estrategia a fondo fue una Masrtery Series de Scientific Anglers, Wet Tip Express, WF del 200, proporcionándome en 20 metros de trabajo... una interesante y adecuada profundidad.



Terminaba el largo de mi línea llevada por la corriente principal, previo med, para posicionarla justo en el flujo laminar. Comienzo a retomar línea con pequeños tirónes de natación y dejo ir... metros de trabajo igual y una poderosa Marrón ataca mi engaño. Arquéa mi vara la levitación refleja de mis brazos. Es espasmo profundo me anticipa su raza, su sangre y su tamaño.


Continúo tomando rápidamente línea, pero una carrera estrepitosa y veloz al fondo, rompe literalmente mi gastado reel. Era hora del plan B...tomando con la mano, el control de la línea y a duras penas pudiendo guardar línea. La exigencia del animal, su poderío y sanidad muscular y energética, me llevaron mas de diez minutos de batalla , sumando unos doscientos metros de caminata acelerada para equiparar las fuerzas de la trucha, de la corriente y mi maltrecho mecanismo.

Jorge, el Oso y el negro Ponce, iban conmigo...El fin llegaba. A unos escasos dos metros, mi travesía de doscientos metros terminaría. Un pozo verde muy profundo daría nueva cara o cruz a la Marrón...y a mí.



Le pido entonces al cielo, a mi tippett 3x y a mi vara un poco de buena suerte . Invierto nuevamente la trayectoria de lucha de pardo animal.


Lo acerco como decenas de veces y Jorge, rápidamente de da amparo en el copo.




Las respiraciones agitadas sentían alivio, al tenerla entre las manos. Un macho espectacular abría su boca . Su mandíbula comenzaba a pronunciarse.

El privilegio que me dió esa Brown Trout, queda impregnado en mis manos, en mi alma y por el resto de mi vida.


El dejarse tomar, después de esa gran lucha. Su dignidad animal... su entrega. Establecen en nosotros los mosqueros, un pacto. El pacto de la bestia y el hombre. La que esta vez me dejo ganar. END

Autor: Jorge Aguilar Rech
Fotografía: Jorge Aguilar
Protagonistas: Ulpiano Suarez, Jorge Aguilar Rech, Carlos Ponce, Manuel Linares y el Oso Jorge


Pescando el Lago Huefchulaufquen y Paimún.

La veda de la Boca de Chimehuín, nos empujó literalmente al Lago Huefchulaufquen.

Negro, bravo, grande y profundísimo, no nos hizo frente ni Gloria ni a mí. La apertura de temporada, no nos trataba bien... era un hecho. Los ríos enormes, el frío y algunas nevadas, desafiaban a la ropa técnica, a la moral y a nuestras ganas.

Ingresamos al Parque Nacional Lanín, por la costa norte del Huechulafquen. Estaba a pleno...con muchísima agua, caminos resbalosos y casi intransitables.

Decidimos vencer el primer obstáculo apostando al antiguo lago. El Float Tube hizo aparecer las Arco Iris, desde su vientre...que, a esa altura abrían la temporada. De portes chicos y escasos 500 gramos, pero con gran ímpetu y pelea. Suficientes y para el arranque y sin disimulo... despertarían felicidad de Gloria.

El rujído del viento patagónico,invocando al antiguo felino mitológico , empezó alrededor de las 12:00 a.m... poniendo inoportuno fin , a la travesía de los Float Tubes, para evitar mayores problemas náuticos, desinflamos estructuras y partimos.

Decidimos entonces...seguir tranquilos, hacia el oeste... con los equipos armados sobre la camioneta. Parada siguiente... en Bahía Canicul. La que se llevó, sin capturas...sólo algunos cast desde la costa, consumiendo al menos un poco de esperanza cobrada por Gloria y sus Arco Iris.

Seguimos el derrotero... hasta Arroyo Raquituhe, de las bandurrias mapuches, totalmente crecido. La zona... Puerto Canoa, hacia la estrechura del Paimún, nos llevaba a la estrechura umbilical de los hermanos lacustres. El clima cada vez mas adverso restaban la ganas, pero el paisaje, los ambientes y el espíritu picaban....en la sangre y pedían al menos un cast más. Sumergidos en el sueño de estar ahí, sin importarnos que las únicas invitadas a la fría cita de la Estrechura del Paimún, fueron unas Percas y una hermosa Fontinalis, que hizo trabajar bastante la caña #5 de Gloria. Toda la jornada de frío, esperanza y desaliento, sorprendiéndonos en cada rincón del paisaje y esperando la mejoría... fue simplemente enaltecida por la captura soñada. END

Autor: Hugo Moreno
.
Editor: Jorge Aguilar Rech.
Protagonistas: Hugo y Gloria Moreno.
Fotografía: Hugo y Gloria Moreno.

Valle Hermoso. Pescando en el Paraiso Blanco

Que lleva al ser... y en esencia al mosquero, a buscar sus propios limites?.
Hablar de una jornada tranquila de arroyos....un río de primavera, tal vez un otoño entre hojas pardas, quizás sea el contraste del paisaje del Octubre en el Valle Hermoso.
Podríamos atrevernos en imaginar una salida de pesca a un río, a un arroyo con una capa fina de nieve, y hasta nevizcando.


El temple y la determinación de Daniel y Ticiano Maniero, Federico Huajardo y Raúl Iturbe, sumado a su gran espíritu mosquero y su experiencia en este tipo de expediciones técnicas, nos brindaron una experiencia visual extraordinaria, y un panorama de la pesca a puertas del inicio de temporada a una altura de 3000 m.s.n.m., cuando se pusieron blancos de nieve...pescando el Valle Hermoso.

La aventura outfitter comienza el Sábado 3 de octubre a las 9 de las mañana. Un corto viaje finaliza en la llegada al valle 12:30 a.m.

Como tradición heráldica se interpuso, el obligado asado de bienvenida. Siempre abundante y generoso de vinos. Bienvenida al paraíso gélido, que los envolvía. Los llenaba de vientos helados. Les colmaba de poemas la mirada. Y estaba enfrente de ellos..ahí ...a su alcance. Se pertenecían.

Donde la vista se posaba, blanco de nieve, invadía y reflejaba el iris artificial de las antiparras tornazules. Un promedio de 1m a lo profundo.



Con los espíritus llenos de obras de arte regaladas por nuestro natural domo, y con los estómagos en igual estado, emprendieron la primera excursión de la expedición...el helado Río Tordillo y El Cobre.
Las líneas de flote eran casi de hielo...pero sin dificultad las ninfas recogían los frutos salmónidos de sus aguas.

La técnica obligada...up stream, deriva natural, a caña alzada. Las varas #4 se arqueaban y los tippets 4x de sus leaderes desafiaban la física. Las truchas Arco Iris mostraban salud, vitalidad y pelea en cada fibra, en cada escama de sus 800 gramos promediados.

Horas mas tarde, un temporal los dejaría guarecidos y en las carpas por largas horas. Nuestro refugio, harían hogar de largas horas de espera, charla de amigos, y de aventuras nuevas. El letargo obligado hasta el día martes.

Ese amanecer del martes, con las fuerzas cobradas por las horas de descanso, emprendieron camino exploratorio planificado. Con skies Snowboards y moto... rumbo a La Boca de la Laguna del Valle Hermoso. Determinación obligada dado que era a ese momento, la única parte que estaba descongelada, mientras que el resto del espejo estaba colmado de hielo.

El clima variaba temperamentalmente, típico comportamiento de la alta montaña. Las amplitudes del día rondaban, el promedio de los -20º C (bajo cero) a 14 º C. Este entorno térmico, les producía una movilidad obligada de los ritmos biológicos, las previciones del caso y sobre todo del bivack apto para cualquier implicancia. Convirtiendo a la jornada de pesca, en escasos minutos donde, la temperatura ponía condición de vida a la actividad salmónida.

Los traslados por mas mínimos que fueran, requerían equipo especializado de trakking en nieve y ascenso. La piel de foca para el mismo, fue recurso indispensable.

Las jornadas fueron maravillosas...cortas pero quizás... la trucha en sí haya sido lo menos importante.

La laguna les dió su vientre gélido, y sus hijos de escamas... respondieron a los Shooting terminados en streamers. Las varas #4 fueron arqueadas varias veces por aguerridas Arco Iris y Marrones. Las más grandes de la expedición salió de la Laguna. Haciendo pico de gramos, en los 2 kilos.

El miércoles emprendimos el regreso al Valle de Las Leñas, convencidos de que las excelentes truchas pescadas éran lo de menos, quizás solo una excusa. Sus almas habían capturado algo más impactante, más único, más sagrado, e irreverentemente bello...el valle hermoso cuando se pone blanco.END

Autor: Raúl Iturbe.

Protagonistas: Daniel y Ticiano Maniero, Federico Huajardo y Raúl Iturbe.

Fotografía: Raúl Iturbe

Relato y Edición: Jorge Aguilar Rech.

El color del Chimehuín es marrón

Un río inchado...casi desbordado en todo ancho. Rápido,caudaloso...desconcertante. Esa fue la primera imagen, el primer pensamiento que a mi mente llegaba ese día Domingo 1 de Noviembre...apertura de temporada.
Sentía y sentíamos que las visitas habian llegado y la mesa no estaba servida.
El Pozón 26 no existía, la Boca ...vedada. Nos conformariamos con pescar el Spring Creeck, atrás del Pueblo, a la altura de la Hostería y en el encuentro con el Curruhé.


La primera visita a su rivera, a la altura del Pozón 26, confirmaba su impetuosa crecida. Los sauces ahogados, resistían como etoicos estandartes del río patagónico... entre medio del raudo fluído...que uía y uía, río abajo. A la altura del Spring Creeck , por cuestiones meramente humanas era mas pescable, más conformado y ...su agua quizás más clara.

La mañana prometedora... nos despierta en el Spring Creeck Lodge. El clima húmedo y la temperatura muy baja, daban marco condicional a la jornada. Pero como acostumbrado al clima de la Patagonia el sol, por momentos... se hacia presente en la batalla, dando un aire de esperanza a nuestro plan del hora a hora.

Mientras el desayuno se terminaba, los wader prestos en nosotros, chalecos colgados pesados de cajas y spools...algunos ya, armabamos las baras #5 para mediar con el nuevo Chimehuín Inchado.

La estrategia se empeñaba en explorar río arriba... las aguas casi mansas del Sprink Creeck y luego dar comienzo a la travesia rio abajo en el Chimehuín pleno.

Asi fué... Ulpiano Suárez y yo partimos, cumo división inicial del grupo...explorando lugar por medio los pequeños brazos del Sring Creeck. Profundas correderas, oscuras de lama verde...prometedores pools y hondas lagunas conformaban el escenario.

Caminando al Oeste , Ulpiano trabaja una corredera que se isertaba en un pozón enorme. Su línea de flote presentaba con un líder 4x una Pheasant Tail, en alambre #14. La técnica a deriba, le tomó tres presentaciones para que una Marrón le hiciera honores. Un salto de furia coronó el pinchado engaño. Su vara se arqueaba y así la temporada era celebrada con la primera caprtura de la jornada. La devolución y su sonrisa daban promesa de más capturas.


video

Para ver este video en You Tube. Pinchar aqui:

http://www.youtube.com/watch?v=Jef1lfxDC4M

Así ...seguimos al norte del vegal. Con un sol entre nubes que perecía festejar con nosotros.

Avanzando unos metros, una corredera conformaba una zona calma en el costado contrario a mi vadeo. Me hago a tierra...mi rodilla al suelo agazapa mi poco escondible contorno pero...hago el intento. Mi caja ninfera y los datos entomológicos me sugerían un Pheasant Tail Bead Head en anzuelo #16. La línea Orvis Silver Label WF #6, terminada en lider de fluro carbon y tippet 4x... presentaba mi microninfa en el lugar deseado. Siendo tomada inmediatamente por una Brown Trout agerridamente peleadora. Sus 600 gramos de musculatura intentaban sacar ventaja de la corriente, la profundidad y la enrramada cercana. Un cambio de direcciones la pone en copo...segura y liberada.



El camino nos llevó al cauce principal. El sonido rujía diferente. El aire soplaba...anticipando la velocidad arrolladora del cause. Apenas..algunos forzados escenarios de pesca, eran vistos con alegría y optimismo.

Entre los sauces inundados caminabamos intentando descubrir marrones posicionadas. Fernando Mosso descubre un par...comiendo, en una corredera secundaria. Sus ninfas no son tomadas al igual que las mías, ni las de Ponce. A esta altura los grupos de pesca nos habíamos encontrado en este punto. Río abajo... el sol ya había vencido entre las nubes. La tempreatura del agua registraba unos 9ºC.

Un escenerio casi premiado se abrió ante nosotros... una curva que formaba un rifle...terminaba en corredera a un profundo pozón lateral. Unas truchas comiendo por sobre el pozón...grandes y marrones. No tomaban engaño alguno....

Inmediatamente Carlos Ponce se coloca arriba del escenario y deja derivar si línea de hundimiento. Terminada con un Streamer de Wolly Bugger Olive en alambre #6, casi a la cola del run le toma una Arco Iris espectacular. La pelea fue seguida de saltos y sacudidas. Fernado colabora con la captura y la copea. Excelente animal...sano, fuerte y viváz.

En un intento de tomar relevamiento más profundo... cambio mi flote del inicio por una Wet Tip Express de Scientific Anglers WF 200 . Lánzo un DH corriente arriba con un una clara intensión. Mi Sug Buggs haría su trabajo al final profundo de la corredera. Trayéndola con pequeños tirones, el ritmo cuasi animal atráe a una marrón de unos 70 cm gorda y agresiva, tomando el emplumado ardid y saltando de furia salmónida.

Mi grito de euforia no encontraba final...-marrón...marrón...marrón. Era el color del Chimehuín.END.



Autor: Jorge Aguilar Rech.
Protagonistas: Jorge Aguilar Rech, Ulpiano Suarez, Fernando Mosso, Carlos Ponce.
Fotografia y Video: Jorge Aguilar Rech.
Agradecimiento Especial: Francisco Pollitzer del Spring Creeck Lodge.

Apertura de la Temporada.


Un grupo de amigos...estamos esperando aquí, en Junín de los Andes ...la primer jornada de la temporada de pesca en la Patagomia Argentina.
Ciudad de grandes pescadores, de historias, de tradiciones, de marrones de sueños. Donde cada relato es descubierto por cada pescador, en cada cara...en cada palabra. Donde, cualquier motivo es bueno para juntarnos y escuchar estas vivencias. Acompañadas de la excelente carne patagónica regada por un buen vino.


Pero...una mezcla de ansiedad y angustia esta entre nosotros...todos.

Los ríos crecidos y turbios , sumado a las bajas temperatura y las lluvias, nos complican el panorama.


El Chimehuín casi desborda en sus brazos. El Malleo turbio e inchado. El Pulmarí también en condiciones complejas. Así recorrimos el mapa...buscando el lugar, la condición. Esperanzados en que el emanecer del nuevo dia, sople un viento mapuche y aleje esta lluvia.

Mañana es un día repleto de esperanzas...Los equipos, el músculo y el alma están listos.END

Autor: Jorge Aguilar Rech.
Fotografía: Raúl Iturbe.